Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Adiós a Jon Stewart, el gran azote de políticos y medios en EE.UU.

NUEVA YORK (EE.UU.), 5/8/2015.- Avisos en la fachada de "The Daily Show con Jon Stewart" en Nueva York (EE.UU.). El comediante estadounidense Jon Stewart terminará su carrera de 16 años como presentador de The Daily Show este 6 de agosto. EFE/ANDREW GOMBERT

Nueva York, (EFE).- Tras 16 años en antena, Jon Stewart se despide mañana, jueves, del programa “The Daily Show”, un espacio que ha convertido en todo un referente de la televisión gracias a su mezcla de información y sátira y desde el que se ha dedicado a sacar los colores a políticos y medios de comunicación.


Publicidad

En un país donde el debate político y las cadenas de noticias dejan continuamente frases y situaciones más propias de la ficción, el humorista neoyorquino supo aprovechar eso al máximo y ha triunfado utilizando la realidad casi como única inspiración.

Stewart, básicamente, se ha dedicado durante una década y media a tratar de dejar al desnudo los discursos extremos, la hipocresía, las contradicciones o las torpezas de políticos y medios a través del humor.

“Cuatro noches a la semana durante 16 años, Jon Stewart (…) ha salido en antena a exponer nuestras ridiculeces cívicas. Ha sido heroico y persistente”, resume David Remnick, el director de The New Yorker en una columna en el último número de la revista.

Gracias a ello, Stewart ha conseguido a lo largo de los años una fiel audiencia, de 1,5 a 2 millones de espectadores cada noche, con un especial éxito entre la población joven y progresista.

“The Daily Show” ha ganado 18 premios Emmy, ha tenido exitosos hijos como “The Colbert Report” y su popularidad ha llevado a Stewart a presentar en dos ocasiones la gala de los Oscar.

Pero, en paralelo a esos triunfos, el presentador se ha ganado muchos enemigos y críticos, principalmente en los sectores más conservadores, que le acusan de favorecer a la izquierda y de cebarse con los suyos.

FOX News, el Tea Party o George W. Bush han sido dianas habituales para Stewart, que pese a ello ha insistido siempre en su centrismo y en no tener vínculos con ningún partido político.

“Liberal y conservador han perdido su significado en Estados Unidos. Yo represento al centro distraído”, bromeó Stewart en una ocasión.

En los últimos años el presentador ha sido criticado a menudo por su supuesta cercanía con el presidente, Barack Obama, que le recibió en dos ocasiones en la Casa Blanca, pero al que también ha atacado repetidamente por incumplir algunas de sus promesas electorales.

Tras anunciar su marcha el pasado febrero, Stewart abandona “The Daily Show” precisamente en un momento que parecía hecho a su medida, con la campaña de cara a las presidenciales tomando ritmo y con un inesperado protagonismo de Donald Trump.

El magnate, con su polémico discurso, se ha convertido en uno de los objetivos favoritos del programa, que pese a su tono cómico también tiene momentos de seriedad.

“Algún día, cuando Trump sea presidente, todos miraremos atrás hacia esto y no nos reiremos”, señalaba este miércoles el espacio en su cuenta en Twitter, que tiene más de tres millones de seguidores.

Según los analistas y varias encuestas publicadas en los últimos años, “The Daily Show” tiene una influencia importante en un buen número de votantes, que señalan el espacio como una de sus principales fuentes de noticias políticas.

Por ahora, poco se sabe del último programa de Stewart, que se emitirá este jueves y durará alrededor de una hora, frente a los 30 minutos habituales.

En la cuenta atrás, el humorista ha optado por rodearse de otros cómicos y ha invitado sucesivamente a Amy Schumer, Denis Leary y Louis C.K. a su mesa, por la que han pasado todo tipo de personajes públicos, incluido el propio Obama.

“The Daily Show” ya existía antes de Stewart, que tomó las riendas en 1999 en sustitución de Craig Kilborn, y sobrevivirá a su rostro más conocido.

El elegido para dar continuidad al espacio es el sudafricano Trevor Noah, de 31 años, un colaborador del programa que ya ha probado la presión que lleva acarreado su nuevo puesto, tras ser blanco de numerosas críticas por varios chistes sobre judíos y mujeres que publicó en el pasado en las redes sociales. EFE

(I)