Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La fiscalía neozelandesa acusa a Kim Dotcom de cometer un fraude millonario

Kim Dotcom

La fiscalía neozelandesa acusó hoy de fraude al informático alemán Kim Dotcom durante su juicio de extradición a EE.UU., donde se le responsabiliza de piratería y causar perdidas millonarias a la industria del entretenimiento.


Publicidad

La fiscal Christine Gordon afirmó que, aunque el caso parece novedoso por el componente de Internet, en realidad los acusados se enfrentan a cargos convencionales como su presunto enriquecimiento ilícito a través del clausurado portal de descargas Megaupload.

“En sus características principales no se diferencia de otros casos de fraude sobre la propiedad de los derechos de autor”, destacó la letrada de la Oficina de la Corona que representa al Ejecutivo neozelandés.

Junto con Dotcom, fundador de Megaupload, se sientan en el banquillo tres de sus exdirectivos, los alemanes Mathias Ortmann y Finn Batato y holandés Bram van der Kolk, implicados también en el mayor caso de violación a los derechos de autor en Estados Unidos.

Gordon, que también representa al Gobierno estadounidense, enfatizó que los acusados “deliberadamente” atrajeron y almacenaron material pirateado a sus portales para enriquecerse.

La fiscal dijo que los directivos de Megaupload “pagaban recompensas por material específico que infringía los derechos de autor”, a pesar de que Dotcom y sus socios aseguran que ignoraban que se almacenara y distribuyera material ilegal en sus servidores.

“Ellos sabían que pagaban recompensas por material específico que violaba los derechos de autor”, precisó Gordon, según la emisora Radio New Zealand.

De acuerdo con la acusación, un 90 por ciento del material alojado por Megaupload violaba los derechos de autor e incluso acusó al portal de remover los enlaces URL con avisos para que se retirasen los contenidos ilegales.

Para reforzar sus argumentos, Gordon divulgó el contenido de mensajes comprometedores intercambiados por Skype entre Dotcom y los acusados, según la agencia local NZN.

“En algún momento un juez se convencerá de que somos maléficos. Entonces tendremos problemas. Tenemos que hacernos inmunes”, reza un mensaje aparentemente escrito en 2010 a uno de sus socios por parte de Dotcom, que en ocasiones se mostró cabizbajo en la vista.

Las autoridades de EE.UU. orquestaron en enero de 2012 un vasto operativo internacional para detener a los miembros de Megaupload y clausurar el portal, tras lo que pidió la extradición de sus socios para juzgarlos por violación de los derechos de autor, crimen organizado y lavado de dinero.

Estados Unidos cree que Megaupload, que llegó a tener 50 millones de usuarios y a representar el 4 por ciento del tráfico mundial de Internet, causó más de 500 millones de dólares en pérdidas a la industria del cine y de la música al alojar supuestamente material pirata.

Dotcom y sus socios han sido acusados por el FBI estadounidense de haberse lucrado en este negocio con unos beneficios de unos 175 millones de dólares.

El proceso de extradición se ha postergado diez veces en los últimos cuatro años, pero finalmente comenzó el pasado lunes con intentos fallidos por parte de los acusados de aplazar o suspender el juicio, que se prevé que dure al menos tres semanas.

El juez neozelandés Nevin Dawson deberá determinar si extradita a los cuatro detenidos, que se encuentran en libertad condicional, aunque la decisión final recaerá en el Ministerio de Justicia.

Hasta ahora, el único condenado de los siete miembros de Megaupload acusados en Estados Unidos es el programador estonio Andrus Nomm, quien en febrero pasado fue sentenciado en ese país a poco más de un año de cárcel tras admitir su participación en la violación de los derechos de autor.

De ser extraditados y hallados culpables de los delitos que se les imputan en el juicio, Dotcom y sus socios pueden pasar décadas recluidos en las prisiones estadounidenses. EFE (I)