Ecuador. domingo 22 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Benedicto XVI es “como una vela” que se apaga lentamente, según su secretario

El Papa Benedicto XVI se reúne con su hermano monseñor Georg Ratzinger en El Vaticano en una fotografía de archivo del 15 de abril de 2012 proporcionada por el diario de El Vaticano Osservatore Romano. Un documento obtenido por la Associated Press el viernes 17 de enero de 2014 reveló que el papa Benedicto XVI destituyó a casi 400 sacerdotes en el lapso de dos años por abusar sexualmente de niños. (Foto AP/Osservatore Romano, archivo)

Ciudad del Vaticano, (EFE).- Georg Gänswein, secretario personal de Benedicto XVI, ha señalado que, a sus casi 89 años, el papa emérito es “un hombre anciano pero muy lúcido”, que “es como una vela que lenta y serenamente se apaga”.


Publicidad

“Lamentablemente el caminar es ahora fatigoso y por eso utiliza un andador. En abril cumple 89 años. Es como una vela que, lenta y serenamente, se apaga, como nos sucede a muchos”, señala el arzobispo alemán en una entrevista publicada por la revista “Benessere”.

En cuanto a sus condiciones, dijo que “está sereno, en paz con Dios, con él mismo y con el mundo”.

“Se interesa por todo y conserva su humor fino y sutil. Mantiene una correspondencia bastante amplia pero ya no escribe libros. Se limita a dictar cartas a su secretaria”, explicó.

Benedicto XVI, según Ganswein, lleva “voluntariamente una vida de monje”, pero “no está aislado: reza, lee, escucha música, recibe visitas, toca el piano”.

“Ha conservado una gran pasión por los felinos. En nuestros jardines viven Contessa y Zorro, dos gatos que a menudo vienen a saludar al papa emérito”, indica Gaeswein, actual prefecto de la Casa Pontificia.

Joseph Ratzinger (Marktl Am Inn, Baviera 1927) reside en el monasterio vaticano Mater Ecclesiae después de que se hiciera efectiva su renuncia al papado, el 28 de febrero de 2013, y tras permanecer en el palacio de Castelgandolfo hasta el 2 de mayo de ese año.

Tras anunciar su decisión inesperada, Ratzinger aseguró que no interferiría en la vida de la Iglesia sino que se dedicaría a rezar y al estudio.

Por eso sus apariciones públicas durante el papado de su sucesor, Francisco, están siendo muy limitadas, la última durante la apertura de la Puerta Santa de la basílica de San Pedro del Vaticano, el pasado 8 de noviembre, con lo que se inauguró el Jubileo. EFE (I)