Ecuador. Viernes 2 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Macri: “Latinoamérica no puede darle la espalda a lo que sucede en Venezuela”

Mauricio Macri. Foto EFE.

Texto íntegro de la entrevista exclusiva al presidente argentino, Mauricio Macri, realizada por la Agencia EFE en Buenos Aires:

Publicidad

Pregunta: Señor presidente, ¿gobernar Argentina está siendo más duro y más difícil de lo que imaginaba?, ¿se siente cómodo en la Casa Rosada?

Respuesta: Me siento cómodo, comprometido. Yo amo mi país, me apasiona la gente de este país, por eso me he comprometido a liderarlos hacia el crecimiento que todos necesitamos y en el cual creemos. Sin duda, el punto de partida fue muy malo porque la crisis económica que dejó el Gobierno anterior, invadida de corrupción y de mentira, no fue el mejor punto de partida, pero por suerte estamos los argentinos, que tenemos la capacidad de recuperarnos y que estamos apasionadamente comprometidos a lograrlo.

P.- Prometieron ustedes controlar la inflación, pero vemos que sigue por las nubes. ¿Puede ser un fracaso de su Gobierno? También prometió ‘pobreza cero’, pero las estadísticas dicen que todavía sigue habiendo muchos pobres en el país.

R.- Primero que me imagino que ni en España ni en ninguna parte del mundo las cosas se hacen de un día para el otro ni de un año para el otro, ni siquiera una Presidencia. Cuando dijimos que un eje nuestro fundamental en Argentina es la “pobreza cero”, es un camino que por suerte ya hemos comenzado a recorrer. Si uno revisa estos nueve meses, cada día estamos mejor. Por ejemplo, con la inflación nadie creía, al igual que nadie creía que íbamos a salir del cepo y unificar el tipo de cambio en una semana y cancelar el conflicto con los ‘holdouts’ en tres meses. Dijimos: vamos a bajar la inflación en el segundo semestre y la inflación, que estaba en el 40 %, ahora ya está a tasas que proyectan menos del 20 y vamos a seguir trabajando, porque, claramente, para un español, decirle que estamos en el 20 sigue siendo inaceptable. Lo es para la Argentina y vamos a trabajar duramente para que en tres años estemos en un dígito como están la mayoría de países del mundo.

P.- Entre sus opositores aseguran que en su Gobierno hay mucha fachada y poco fondo, que ustedes son un Gobierno de ricos y por eso no entienden a los pobres, ¿realmente en su Gobierno hay más fondo que fachada?

R.- Yo siento que he cumplido una de las promesas que le hice a los argentinos: armar el mejor equipo de los últimos 50 años. Formado por gente que me venía acompañando en estos diez años que llevo en política, en la gestión de la ciudad (de Buenos Aires, como alcalde), a nivel nacional, mucha gente que nunca había hecho política, que viene de su actividad privada. Creo que le hemos puesto otro horizonte, otro ritmo, otra vocación y, sobre todo, un nivel de transparencia que era fundamental, que Argentina estaba necesitando en la gestión pública. Habiendo tenido que tomar decisiones muy duras, difíciles, dolorosas, las hemos hecho siempre pensando en aquellos que son más vulnerables, los que primero sufren cuando el desengaño llega frente las propuestas no realistas, o populistas que hemos tenido en Argentina. Hemos trabajado mucho en eso, por eso hoy tenemos más de diez millones de argentinos que han recibido un apoyo social adicional al que recibían antes que llegáramos para poder cruzar este camino entre donde estamos y a dónde queremos ir.

Interés inédito

P.- Exteriormente, Argentina y en concreto su persona tienen una imagen excepcional, pero sin embargo vemos que en las calles de vez en cuando hay piquetes, protestas… ¿Está mejorando realmente la calidad de vida de los argentinos desde que asumió?

R.- Es verdad que la Argentina hoy despierta un interés casi inédito en su historia. Hay un enorme entusiasmo, por eso más de 2.000 personas de 67 países vinieron a este foro de negocios (en referencia al Foro de Inversión y Negocios de Argentina que culmina hoy). Internamente, Argentina ha desarrollado, y eso es algo bueno, la calidad de expresarse. Estoy muy contento de que una de las cosas que le he aportado a Argentina es la libertad de expresión absoluta y cada uno se expresa de la manera en que lo siente. Algunas formas tenemos que ir corrigiéndolas en el tiempo, porque uno no puede expresarse de una manera que le dificulte la vida al otro. Pero también hay que entender que la Argentina viene de momentos de mucha frustración. Se le prometió mucho, se le dijo muchas cosas que no eran verdad. En Argentina hoy hay más del 30 % de la gente en la pobreza. Eso va a llevar muchos años de trabajo, pero, insisto, lo importante es que comenzamos, ya empezamos a recorrer el camino de la inversión, del desarrollo, de la apuesta al empleo, de la apuesta al esfuerzo personal. No más el facilismo, no más creer en recetas mágicas.

Déficit fiscal

P.- El tema energético ha levantado gran expectación no solo dentro del país sino fuera. En primer lugar por lo bajas que eran las tarifas, el reajuste que han hecho ustedes, y ahora este traspiés por la Corte Suprema. ¿Cómo van a abordar este problema después del fallo de la Corte Suprema?

R.- Bien, como corresponde. Aceptando el fallo de la Corte en una Argentina que va a una nueva institucionalidad. Hacemos la audiencia (pública) este viernes, esperamos a partir de ahí presentar el informe final y aumentar las tarifas en un sendero en tres años que nos lleve a los precios internacionales. Como todo país normal, cada uno tiene que pagar la energía que consume, como sucede en España. Salvo aquellos que le hemos creado la tarifa social. (Estamos) muy preocupados por la gente de menos recursos pero los demás tenemos que pagar lo que consumimos y lo más importante… tratar de consumir lo menos posible, porque eso contamina el medio ambiente y la energía es un recurso no renovable salvo las nuevas energías que estamos lanzando también.

P.- Y el Presupuesto de la nación que están a punto de aprobar, ¿ha trastocado mucho este tema del fallo de la Corte Suprema de suspender los aumentos en las tarifas del gas?

R.- No, no, ya lo hemos terminado, lo estamos presentando en estos días y va a tener una gradual reducción del déficit fiscal. Lo mismo que está haciendo España.

Venezuela

P.- ¿Cómo ve la situación política de Venezuela?, ¿cree que un régimen como el de Venezuela puede formar parte del Mercosur?, ¿la oposición está haciendo todo lo que debería o debería ser más dura?

R.- Lo veo mal. Todo lo que está sucediendo en Venezuela lo veo mal. Me preocupa, me desespera porque cada día está peor, cada día más gente sufre las consecuencias, cada día vale menos la vida de la gente, cada vez se violan más los derechos humanos y claramente Latinoamérica no puede darle la espalda a lo que está sucediendo. No podemos convivir con lo que está sucediendo. Esa es mi posición. Lo he expresado y la sostengo. Venezuela no ha cumplido los requisitos ni cumple con lo que creo que debe ser para ser parte del Mercosur.

P.- Y siguiendo con este tema, ¿usted está más cercano a las posiciones de Felipe González o a las de José Luis Rodríguez Zapatero?

R.- No estoy al detalle, pero por historia diría que de Felipe González.

P.- ¿Por qué son ustedes el Gobierno que más apoya a (Michel) Temer del área, también muy criticado en la calle en los últimos tiempos?

R.- No sé cuál es ese ránking, no lo he visto, de quién lo apoya más. Brasil es el socio estratégico de la Argentina, somos muy respetuosos de los procesos institucionales de Brasil y en ese camino trabajamos con el que el pueblo brasilero decida. Si estaba Dilma, trabajamos con Dilma, si estaba Temer trabajamos con Temer, porque si le va bien a Brasil, le va bien a Argentina y viceversa. Queremos cooperar: esa es nuestra idea de futuro respecto del Mercosur.

El papa

P.- Se dice que hay tensión entre el papa y usted. A usted el Papa le dedicó en la última audiencia 22 minutos, sin embargo a (Hebe) Bonafini (titular de las Madres de la Plaza de Mayo) le dio dos horas. Se dice que el papa es peronista, ¿qué tiene que decir?

R.- Que con el papa nos conocemos hace mucho tiempo. Él fue obispo de Buenos Aires, yo era el alcalde. Así que yo sé la buena relación que tengo con el papa, el respeto mutuo que tenemos. Me voy en octubre a Roma por la santificación del cura (José Gabriel) Brochero, me pidió que vaya con mi mujer y con mi hija, Antonia, que tiene cuatro años, que la quiere saludar de vuelta. Lo dejo como parte de las interpretaciones, que a veces son erróneas.

P.- Usted sabe que nunca un no peronista terminó su mandato en la Argentina, ¿por qué su caso va a ser diferente?

R.- Porque estoy acá por decisión de la gente. Los argentinos decidieron un cambio, el cambio vino de abajo hacia arriba, no de arriba hacia abajo. Este cambio tiene que ver con hacer política de otra manera y el peronismo tiene que hacer una profunda autocrítica porque han gobernado casi en forma continuada durante décadas y lo que tenemos hoy en Argentina es más pobreza, más exclusión, más injusticia. Creo que en ese camino vamos a gobernar incorporando a todo el mundo. Ustedes vieron acá en este foro a todos los gobernadores que pudieron venir en este foro, también los del peronismo, con los cuales trabajamos codo a codo. Esta es una Argentina distinta con la cual hemos entendido muchas cosas. Lo que no significa que cada uno quiera tener acceso al poder y en su momento se competirá, pero la realidad es que esta Argentina expresa una Argentina más madura.

P.- ¿Qué espera usted de este foro para Argentina?

R.- Que muchos de los que han venido, por ejemplo, estuve con un egipcio que vino, nadie sabe cómo llegó, muy importante empresario, el más importante de allá, enamorado de Argentina, queriendo invertir en tres o cuatro sectores. Muchos de los que vinieron han llegado a la conclusión de que no hay mejor lugar para invertir en este momento en el mundo que la Argentina, no existe un país con las potencialidades de crecimiento que tiene la Argentina. Espero que nos acompañen los españoles y todos los empresarios del mundo en este nuevo desarrollo.

Repsol

P.- ¿Espera realmente que las empresas españolas vuelvan a Argentina?, ¿están volviendo, perciben que están volviendo?, ¿qué razones hay para que vuelvan?, ¿qué les diría usted?

R.- Porque somos hermanos, tenemos una larga historia, yo soy nieto de descendientes de españoles. Mitad de Argentina lo es y los españoles nos conocen más que nadie y saben quién es quién y saben interpretar la realidad de la Argentina. Son los primeros que se han dado cuenta de que la Argentina ha vuelto al mundo. Argentina es hoy la gran oportunidad y sobre todo aquellos que sobrevivieron la ultima década, que fue muy dura para muchas empresas españolas, hoy están más fuertes que nunca para apostar y crecer con nosotros.

P.- ¿Le parece, presidente, que la decisión que en su día se tomó sobre Repsol fue acertada?

R.- No, fue pésima. Fue un abuso, una violación de la Constitución nacional, de la ley… Eso no fue una expropiación, fue una confiscación que con el tiempo se transformó en una expropiación. Y encima, como tantas cosas equivocadas que hizo el Gobierno anterior, el mejor negocio lo terminó haciendo Repsol. Porque vendió con el mayor precio del petróleo cuando ya el petróleo valía un quinto. Pero bueno, la realidad es que nada justifica violar la Constitución de nuestro país. Tenemos una Constitución nacional maravillosa y hay que respetarla y sobre ella se va a construir la Argentina grande que soñamos.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre la situación de ingobernabilidad de España?

R.- Lo hablé con el presidente (Mariano) Rajoy. La verdad es que es muy impresionante lo que está pasando. No se entiende. La verdad es que es un caso inédito y sobre todo con una España que se recupera económicamente. Frente a todo lo que está pasando en Europa, hoy España es uno de los países que mejor le va. Entonces no se entiende por qué la política española no apoya, como lo hizo históricamente, al que saca la primera minoría para que forme Gobierno. Eso es medio inentendible. Es querer detener un proceso de recuperación que para España es muy importante. Todavía hay mucha gente en el paro. Detener con este ruido que está haciendo la inestabilidad política no es bueno.

Populismo

P.- Usted, señor presidente, siempre dice que quiere que Argentina sea un país predecible, que es algo que también dice Rajoy sobre su política y España. ¿Le gustaría que siguiera gobernando Rajoy?, ¿cuál es su opinión sobre algunos movimientos populistas que han surgido en España, como por ejemplo Podemos?

R.- Soy crítico de esos movimientos populistas porque ya lo hemos visto en Argentina. Los que han gobernado. Y lo que hacen es generar expectativas que después no se corresponden con la realidad. Eso genera frustración, enojo, violencia, destruye futuro. El populismo destruye futuro porque gasta los ahorros, las infraestructuras para crear un ambiente de prosperidad en el corto plazo y creo que no es bueno para nadie. El populismo ha sido realmente una desgracia para la Argentina y lo es para cualquier país que caiga en sus manos. Porque claramente el futuro se construye en base al esfuerzo personal de cada uno. Ese que te gratifica, te entusiasma, te eleva la autoestima… Con Mariano Rajoy tuve una larga relación, lo respeto mucho y creo que ha tenido una actitud de mucho coraje en un momento de crisis cuando heredó el Gobierno de (José Luis Rodríguez) Zapatero y que ha podido sacar a España lentamente en la dirección correcta, así que esa es mi opinión.

P.- ¿Presidente, para cuándo su visita a España y la del rey de España a la Argentina?

R.- Creo que primero voy yo, en febrero a la Feria Arco, que es en febrero. Estoy ansioso de ir. Amo ir a España, me siento muy cómodo. He ido como dirigente de fútbol para venderles jugadores o comprar jugadores a los clubes españoles, he ido como alcalde (de Buenos Aires) y ahora espero volver como presidente.

P.- Me va a permitir unas preguntitas muy cortas, si puede ser respuesta corta porque son muy fáciles.

1. ¿Hillary Clinton o Donald Trump?

Digamos que he trabajado más con Hillary en los últimos años y la continuidad (con) Obama con el cual nos llevamos muy bien.

2. ¿Le da miedo Trump?

Eso sería avanzar en un término complejo, pero yo creo en que hay que crear redes y no levantar paredes.

3. ¿José María Aznar o Felipe González?

Son dos personalidades distintas. Les tengo afecto y respeto a los dos.

4. ¿Rajoy o Zapatero?

Rajoy.

Messi

P.- Me va a permitir por su trayectoria futbolística o ligada al fútbol dos preguntas porque en España sentimos gran pasión por el fútbol, y por el fútbol y los jugadores argentinos. ¿Qué representa Messi para Argentina? Y si su regreso a la selección es un alivio para el ciudadano argentino.

R.- Es un alivio. Estamos orgullosos de tener el mejor jugador del mundo. Eso es algo único para un país futbolero como el nuestro. Yo tengo mucha admiración por Messi, por su constancia… y le estoy muy agradecido porque gracias a él y al plantel que tenemos hemos hecho tres campeonatos increíbles, no hemos perdido un partido en el tiempo reglamentario. A veces te toca por penales perder, ¿no? Son cosas que pasan.

P.- Y ¿cómo encontró a Diego Simeone en la recepción que tuvo con él hace unos meses en Buenos Aires?

R.- Muy bien. Muy bien

P.- ¿Qué virtudes cree que tiene ‘El Cholo’ Simeone como entrenador?

R.- Tiene un gran liderazgo. Transmite una convicción, una fuerza. Lo que él ha hecho en el Atlético (de Madrid), apoyado con un gran dirigente como Miguel Ángel Gil y (Enrique) Cerezo, el presidente, pero él ha hecho una labor fantástica. Mucho orgullo de que también ese entrenador sea argentino. EFE (I)

Publicidad