Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Víctima de Polanski pide terminar caso por abuso sexual

Samantha Geimer llega a la Corte Superior de Los Angeles para presentar una moción en una audiencia en Los Angeles el viernes 9 de junio de 2017. Geimer se presentó a nombre de Polanski y pidió que sea desestimado el caso de abuso sexual por el que el director se declaró culpable de tener relaciones sexuales con Geimer cuando ella tenía 13 años. El caso tiene 40 años y Polanski ha estado prófugo por décadas tras declararse culpable. (Foto AP/Damian Dovarganes)

LOS ANGELES (AP) — La víctima de Roman Polanski pidió el viernes a un juez que ponga fin al caso de abuso sexual de 40 años de antigüedad por el que el director ha estado fugitivo décadas, pero no hubo indicios de que la petición termine con la saga en la corte.


Publicidad

Samantha Geimer dijo al juez del Tribunal Superior de Los Angeles Scott Gordon que quería que el caso termine siendo desestimado o con la sentencia en ausencia a Polanski por haber tenido sexo con ella cuando tenía 13 años. Polanski ha solicitado lo mismo en múltiples ocasiones sin que sean aceptadas sus peticiones.

Gordon dijo que tomará en consideración la solicitud de Geimer y no emitió un fallo de momento.

“Estoy aquí para decir que ha cumplido su sentencia”, dijo Geimer tras la audiencia. “No me debe nada, no le debe nada al estado de California, fuera de presentarse eventualmente. Deseo que se pueda presentar y sentir que será tratado justamente, pero no sé si eso llegue a ocurrir”.

Geimer dijo que ha sido más víctima del sistema penal de justicia que de Polanski.

Señaló que ha sido insultada a lo largo de los años y herida por los reportes noticiosos sobre el caso. Agregó que el juez original en el caso preguntó si su madre la prostituía y que un ex fiscal de distrito sugirió que había recibido un pago mientras otros dijeron que estaba interesada en el dinero.

“El trauma del escándalo que siguió fue tan grande que el breve encuentro con él esa noche que fue desagradable se desdibujó y se redujo”, dijo. “Simplemente estamos tratando de sobrevivir como familia y superar algo que no sabíamos que iba a pasar”.

Geimer dijo antes de dirigirse a la corte que estaba aterrorizada, pero que se sentía obligada a presentar su opinión a Gordon.

“Esta podría ser mi última oportunidad”, dijo. “Finalmente puedo estar ante un juez y decir lo que siento, así que debería aprovecharla”.

Geimer, de 54 años, ha apoyado por mucho tiempo los esfuerzos de Polanski por terminar con el caso que limita su libertad para viajar, pero el viernes fue la primera vez que apareció en una corte a nombre del director, dijo el abogado de Polanski Harland Braun.

El realizador galardonado con el Oscar ha estado fugitivo desde que escapó a Francia en 1978 en la víspera de su sentencia por tener sexo con una menor de edad. Los fiscales le retiraron los cargos por drogar, violar y sodomizar a Geimer cuando ésta tenía 13 años.

Polanski temía que el juez fuera a renegar del acuerdo legal y lo sentenciara a más de las seis semanas que pasó en prisión durante su evaluación psiquiátrica previa a la sentencia.

Sus abogados han luchado por años por terminar el caso y retirar una orden de aprehensión de la Interpol que lo confinó a su natal Francia, Suiza y Polonia, de donde huyó del Holocausto.

La orden impidió que Polanski recogiera su Premio de la Academia a mejor director por “El pianista” de 2002. También estuvo nominado por “Chinatown” de 1974 y por “Tess” de 1979.

Polanski, de 83 años, quiere que la orden sea retirada para que pueda viajar libremente entre los 190 países miembros de la Interpol. Aún si eso sucediera, la orden de California seguiría siendo válida.

La vicefiscal de distrito Michele Hanisee instó a la corte el jueves a rechazar los más recientes esfuerzos de Polanski argumentando que dos jueces anteriores y una corte de apelaciones han fallado en contra del cineasta.

Geimer ha dicho en otras ocasiones que perdona a Polanski por el abuso cometido en la casa de Jack Nicholson en Hollywood Hills durante una sesión fotográfica en marzo de 1977.

Polanski la embriagó con champán y parte de un sedante antes de violarla, según las transcripciones del jurado. Nicholson no estaba en la casa en ese momento.

Geimer demandó a Polanski y llegó a un acuerdo en 1993 por 500.000 dólares que incluía unos 100.000 dólares en intereses. Su abogado, Lawrence Silver, no devolvió llamadas y mensajes que se le enviaron para conocer sus comentarios.

The Associated Press no suele identificar a víctimas de abuso sexual, pero Geimer presentó públicamente su caso hace años.

Hace cuatro años publicó el libro de memorias “The Girl: A Life in the Shadow of Roman Polanski”. La portada incluye una fotografía que le tomó el director.