Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Estudiantes chilenos protestan a besos

Una pareja de jóvenes chilenos se besan para protestar contra las reformas al sistema educativa propuestas por el gobierno de Sebastián Piñera. La actividad, realizada en la Plaza de Armas del centro de Santiago (Chile), lleva por nombre “Pasión por la educación”. Las medidas anunciadas por el presidente chileno, Sebastián Piñera, con el fin de acabar con las movilizaciones estudiantiles que demandan una mejor educación pública y el fin del lucro en las universidades, fueron rechazadas por los alumnos.


Publicidad

La presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (FECh), Camila Vallejo, calificó como “una gran decepción” las propuestas, que, dijo, marcan un retroceso respecto a la postura de los alumnos.

“Con respecto al lucro, hoy no se hace valer la ley: vulneran la ley que ellos mismos se han dado, vulnerando el Estado de Derecho y se va a permitir lucrar en las universidades. Eso no es más que un retroceso a lo que nosotros hemos planteado”, enfatizó.

Asimismo, la dirigente dijo que Piñera se negó tajantemente a la posibilidad de que los liceos municipales pasen a depender del Estado, la “demanda principal de los estudiantes secundarios”.

En declaraciones a Radio Cooperativa, confirmó la convocatoria de un gran paro social para el jueves 14 de julio, donde, junto a los estudiantes, habrá trabajadores sanitarios, de la minería y la metalurgia, entre otros.

Piñera planteó un acuerdo nacional en materia de educación, que incluye un fondo de 4.000 millones de dólares, en un intento por acabar con las protestas que exigen mayor aportación del Estado para reducir las deudas de los alumnos.

Advirtió de que “ya es tiempo de terminar con las tomas y protestas y recuperar (…) el diálogo” y propuso “un Gran Acuerdo Nacional por la Educación, cuyos principales objetivos son mejorar la calidad, el acceso y la financiación de la Educación Superior”.

En su discurso transmitido por radio y televisión, Piñera dijo que es necesario definir una nueva institucionalidad para el sistema universitario, que diferencie universidades estatales, tradicionales no estatales y privadas no tradicionales.

En esta línea, el vicepresidente de la FECh, Francisco Figueroa, calificó de “inmoral” y “sumamente grave” el anuncio del mandatario, al señalar que se va a identificar y cobrar impuestos a las universidades que tengan fines de lucro.

“Acá lamentablemente se está legitimando la posibilidad de que el propietario de una institución, en vez de reinvertir los recursos para mejorar la calidad, la equidad y la infraestructura, se los lleve a su bolsillo para seguir enriqueciéndose”, dijo a CNN Chile.

Aunque la norma establece que las universidades son corporaciones sin fines de lucro, en la práctica obtienen beneficios tributarios, subsidios y, en ocasiones, beneficios procedentes de negocios montados gracias a subterfugios legales.

Las propuestas del Ejecutivo también fueron rechazadas por el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, quien acusó de “ambigüedad” las iniciativas relacionadas con que la educación primaria y secundaria deje de depender de los municipios.

Para Paloma Muñoz, portavoz de los estudiantes secundarios, Piñera dejó de lado la principal demanda del sector, traspasar la administración de los colegios desde los municipios al Estado.

Desde mediados de mayo los estudiantes chilenos han realizado multitudinarias manifestaciones tanto en Santiago como en provincias y actualmente hay unos 300 centros ocupados por los alumnos.

Exigen el fin de la educación municipal, que los colegios vuelvan a ser administrados por el Estado, que se mejore la infraestructura de los centros destinados a la enseñanza técnico-profesional “y un sistema más justo que termine con la desigualdad y el fin del lucro en la universidades”.

En tanto, unos 200 estudiantes, universitarios y de secundaria, pertenecientes a la Universidad Tecnológica Metropolitana, tomaron esta noche durante unos minutos la Avenida Bernardo O’Higgins, a la altura del Ministerio de Educación.

Los estudiantes intentaron manifestarse en los alrededores tras escuchar a Piñera, pero carabineros se lo impidieron.

A sólo metros de distancia y frente a la sede central de la Universidad de Chile, también se registraron incidentes entre unos 250 estudiantes y la policía.