Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Once años de cárcel para agresor de ecuatoriano en Nueva York

Un juez de Nueva York condenó hoy a 11 años de cárcel a uno de los hombres que se habían declarado culpables en marzo pasado por la agresión de un ecuatoriano que quedó en coma en 2010 tras recibir una paliza en la localidad de Peekskill, al norte de la Gran Manzana.


Publicidad

El juez Richard Molea, de la Corte Suprema del condado de White Plains, condenó a Jarron Slight a once años de prisión y cinco años de libertad vigilada por los cargos de asalto en pandilla de los que se había declarado culpable en marzo, según informó la Secretaría Nacional del Migrante (Senami), en un comunicado de prensa.

El ecuatoriano agredido, Julio Serrano, pasó tres semanas en coma tras recibir una brutal paliza el 15 de mayo de 2010 a manos de cuatro personas, Slight y Keith Walker, quien ya fue condenado a ocho años de cárcel en junio pasado, y Ronnie Juett y Jamar Walker, que cumplen otros ocho años de prisión desde diciembre.

Slight había cerrado un acuerdo de culpabilidad con la Fiscalía para reducir su pena a ocho años a cambio de no protagonizar ningún incidente mientras esperaba la sentencia, pero en abril pasado golpeó a un guardia del correccional que tuvo que recibir varios puntos de sutura, según detalló Senami.

Al violar las condiciones del acuerdo, el juez decidió condenar a 11 años de cárcel al acusado, que volverá a juicio el próximo otoño por el ataque al guardia de seguridad, por el que se enfrenta a entre tres y cinco años de prisión adicionales en caso de ser encontrado culpable.

El juez Molea emitió también una orden de protección para Julio Serrano y su familia hasta el 27 de julio de 2030 durante la lectura de la sentencia, en la que Slight dijo estar arrepentido por los daños ocasionados al ecuatoriano.

Después de conocer la sentencia, la Secretaría Nacional del Migrante, en representación del Gobierno ecuatoriano, mostró su conformidad por la resolución de un caso que, según dijo en el comunicado, ha sentado un “precedente” para evitar que se sigan cometiendo “crímenes xenófobos”.(EFE)