Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Relativa calma en la primera jornada del paro en Chile

Una normalidad relativa, perturbada por frecuentes enfrentamientos entre manifestantes y la policía, que han dejado al menos una docena de lesionados y varias decenas de detenidos, se ha podido observar en Chile este miércoles, en la primera jornada de un paro nacional de dos días.


Publicidad

La paralización, convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la mayor multisindical del país, con el respaldo de unas 80 organizaciones sociales, estudiantiles, gremiales y políticas, fue notoria en el sector publico, pero disgregada y poco significativa en el área privada, según diversas fuentes.

Con algunas dificultades, el transporte público funcionó en un 95 % en Santiago y otras ciudades, según las autoridades, mientras el comercio atendió normalmente y la mayoría de la gente pudo llegar a sus trabajos, lo que para los convocantes al paro es mentira.

El presidente Sebastián Piñera lamentó los incidentes, aunque aseguró que el país el país funcionó “con bastante normalidad”.

“Funcionan los hospitales, el transporte público, los aeropuertos y las empresas. La gente está pudiendo hacer su vida de forma bastante normal”, dijo en La Moneda el mandatario, que lamentó los “brotes de violencia” surgidos durante la jornada.

“Hay enfrentamientos entre encapuchados, que da la impresión que lo único que quieren es destruir y causar dolor, y los carabineros, que tienen la obligación de mantener el orden público”, sostuvo Piñera, que subrayó que el Gobierno respeta el derecho de los ciudadanos a manifestarse, pero también debe “proteger a la gente que quiere trabajar”.

Afirmó que la huelga busca “causarle daño a Chile y a los chilenos” y la consideró un “instrumento equivocado” para resolver las demandas de los convocantes, abogando por el “diálogo, acuerdos y buena voluntad”.

Raúl de la Puente, presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), cifró en un 80 % la adhesión de los funcionarios públicos al paro, “pese a la represión” con que según el dirigente ha actuado el gobierno.

Aludía a un instructivo en que se ordenaba a los jefes de Servicios dar cuenta de los trabajadores que no asistieran a sus labores, lo que según De la Puente, vulnera garantías constitucionales como el derecho a la expresión y la libertad de reunión.

En varios servicios públicos hubo escasez o ausencia de funcionarios para atender al público, entre ellos los centros de atención de Salud Primaria, el Registro Civil, Correos y otros organismos.

En ese contexto, el Gobierno calificó la jornada de “día normal”, según el portavoz de la Moneda, Andrés Chadwick, mientras la CUT refutó tal aseveración y aseguró que el país se ha movilizado tras las demandas de la convocatoria.

“Hemos tenido algunos pequeños focos pero no han sido de mayor magnitud, son grupos de diez o quince jóvenes, que han sido sofocados rápidamente”, dijo Chadwick, para quien se cumplió uno de los principales objetivos del gobierno: “que las personas pudiesen llegar a sus lugares de trabajo con tranquilidad”.

“Eso se ha cumplido, quizás un poquito más lento y por eso hemos llamado a la comprensión de los empleadores”, sentenció, mientras el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, atribuyó a “unos pocos violentistas” las alteraciones ocurridas durante la jornada.

Ubilla dijo que hasta pasado el mediodía (15.00 GMT) se contabilizaban once heridos, uno de ellos un carabinero alcanzado por un disparo, y 35 detenidos a nivel nacional, resultado de decenas de escaramuzas protagonizadas por manifestantes y carabineros.

Incidentes de ese tipo se registraron en varios sectores de Santiago por más de cinco horas, lo mismo que en Copiapó, Valparaíso, Viña del Mar, Concepción, Temuco, Valdivia y Puerto Montt, entre otras ciudades.

El presidente de la CUT, Arturo Martínez, sostuvo ante los periodistas que el Gobierno “quiere mostrar normalidad, cuando el país no está normal hoy día”.

Aseguró que la mayoría de las barricadas denunciadas por la autoridad no han sido tales, sino que son “personas que con lienzos han tratado de manifestarse, algunos, incluso respetando los semáforos”.

El paro fue convocado bajo una plataforma de demandas que van desde reformas a la Constitución hasta aumento de impuestos a las empresas, la creación de un fondo de pensiones estatal y más recursos para Salud y Educación,

El paro “no es antojadizo”, sino “producto de tremendas desigualdades” dijo Giorgio Jackson, presidente de los estudiantes de la Universidad Católica, a radio Cooperativa.

Para el jueves, la CUT ha convocado a una gran manifestación callejera, con cuatro marchas convergentes sobre el centro de Santiago, pero hasta pasadas las 16:00 GMT de hoy había discrepancias con la Intendencia (Gobernación), que ofreció recorridos alternativos, alejados del centro. EFE