Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hallazgo de restos de víctimas dictadura Uruguay impulsa esperanza familiares

El hallazgo de restos humanos en un cuartel del Ejército en el que se buscaban desaparecidos durante la dictadura uruguaya (1973-1985) supone para sus familiares, que hoy acudieron a ver el lugar y presenciar el rescate, un impulso a su esperanza, además de “bronca” por que aún no se haya hecho justicia.


Publicidad

Familiares de víctimas de la dictadura acudieron al Batallón 14, ubicado en las afueras de Montevideo, para ver de primera mano las labores de recuperación del cuerpo, un trabajo que es considerado como un “paso adelante” en la búsqueda de “la verdad y la justicia” en Uruguay, según dijo a Efe Óscar Urtasun, representante de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

“Cuando se encuentra un cuerpo no da alegría, pero siempre se da esperanza, que es como una levadura, se infla un poquito cada vez que hay adelantos en la verdad y la búsqueda de la justicia”, indicó Urtasun.

Para el activista, el sentimiento común que han recibido los allegados de los desaparecidos por esta noticia, que ayer fue confirmada personalmente por el presidente José Mujica es “de más bronca, más valor y más convicción de que vamos por el camino correcto”.

Equipos de antropología forense dirigidos por el arqueólogo José López Mazz proseguían hoy la tarea de rescate de los restos con la esperanza de culminar de sacarlos antes de la noche.

Lo restos se encuentran en un agreste paraje entre las vías del ferrocarril y un arroyo, y fueron encontrados a casi metro y medio de profundidad bajo una gruesa capa de cal y piedras.

Según explicó Mazz, lo que resta es “sacar el cuerpo con la mayor pericia para que las piezas óseas no sufran daño y puedan ser enviadas al laboratorio para saber las causas de la muerta y posiblemente identificar el cuerpo”, un proceso que podría demorar largo tiempo.

El hallazgo también impulsará a los forenses a proseguir su trabajo en la zona, ya que ahora “se han abierto expectativas” y se conoce que el terreno, que fue explorado sin éxito en busca de desaparecidos hace tres años “no está exahustivamente excavado”.

La aparición del cadáver coincidió con la presentación en el Parlamento de un plan impulsado por el oficialismo para evitar la prescripción de los delitos cometidos por la dictadura, lo que ha servido también para reafirmar la postura de aquellos que defienden la búsqueda de la verdad y la aplicación de la justicia.

La Suprema Corte de Justicia del Uruguay decidió en una polémica decisión el pasado mayo que los asesinatos, violaciones, secuestros y torturas cometidos durante la dictadura fueron delitos comunes y no crímenes de lesa humanidad, por lo que prescribirán el próximo 1 de noviembre.

En este sentido, el diputado oficialista Sebastián Sabini señaló a Efe la importancia que tiene el descubrimiento para todos “aquellos que siguen sufriendo las consecuencias de estos crímenes”.

“Por eso entendemos que esos delitos no tienen que prescribir, porque no solo fueron cometidos contra las personas sino contra la humanidad en su conjunto y tienen consecuencias que deben ser perseguidas”, indicó.

Así, Sabini consideró también que los restos encontrados no solo “abren esperanza”, sino que esos trabajos de búsqueda se están demostrando como “imprescindibles para ir cerrando heridas y que los familiares tengan paz”.

Las excavaciones en el cuartel del Batallón 14 fueron impulsadas por la Justicia por el caso de María Claudia García de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman, cuyos restos se sospecha se encuentran en ese lugar.

María Claudia García, fue secuestrada en 1976 en Buenos Aires y trasladada a Montevideo como parte del Plan Cóndor de cooperación entre las dictaduras de la época en la región.

En Uruguay, dio a luz a una hija, Macarena, quien fue entregada a un policía uruguayo con quien se crió hasta los 23 años (año 2000), cuando fue localizada y recuperó su identidad.

Tras alumbrar a Macarena, María Claudia desapareció y hoy se sospecha que sus restos se encuentran en el cuartel del Batallón 14 después de que algunos exmilitares indicaran que allí habían sido enterradas varias víctimas de la dictadura. EFE