Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Keiko revela que Fujimori no siente ya deseos de vivir

Keiko y Alberto Fujimori. Foto de Archivo, La República.

Tras señalar que aún están evaluando solicitar el indulto humanitario, la líder de Fuerza 2011, Keiko Fujimori, reveló que hay momentos en que su padre, el expresidente Alberto Fujimori, no tiene deseos de vivir.


Publicidad

Por tal motivo, manifestó que el exmandatario recibe tratamiento y medicación muy fuerte para controlar su depresión severa y evitar el deterioro de su salud porque, “Dios no quiera que pase, sería terrible que mi padre muriera en prisión”.

“Ha habido momentos que efectivamente él se ha sentido así (sin deseos de vivir), por eso recibe un tratamiento y medicación muy fuerte. Cada semana que pasa se deteriora más, me preocupa su salud y espero que se encuentre una solución a su problema y tenga un espacio donde se le garantice su estabilidad”, afirmó.

Recordó que Ollanta Humala, durante su campaña presidencial, dijo que nadie debía morir en prisión, en referencia al caso del expresidente Fuijimori.

“El tema de mi padre no es una simple depresión, como dice el informe médico, tiene problemas de salud y el más grave es el cáncer. Nadie debe morir en la cárcel”, anotó en entrevista a Frecuencia Latina.

“La salud de mi padre, cada día que pasa, se resquebraja más. Ha habido un informe médico que señala claramente y sin ningún apasionamiento, que mi padre es un paciente con cáncer, que tiene una depresión severa con altibajos. Que tuvo un accidente, un golpe en la cabeza y tiene diferentes problemas en el estómago, creo que quizás está llegando el momento de solicitar un indulto”, expresó.

Refirió que lleva continuamente a sus hijas a visitar al mandatario, quien se encuentra recluido en el penal de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), en Ate Vitarte.

“Los momentos en que revela mayor alegría es cuando está con sus nietas, a quienes ha enseñado a pintar”, contó.

Fujimori cumple una condena de 25 años de prisión por las matanzas en La Cantuta y Barrios Altos, así como por los secuestros en el sótano SIE, ocurridos en los primeros años de su gobierno (1990-2000).