Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Miles de agentes de seguridad protestan en Barcelona contra los recortes

Miles de policías, bomberos, agentes rurales y funcionarios de prisiones se manifestaron este jueves por el centro de Barcelona para rechazar los recortes emprendidos por el Gobierno regional de Cataluña y advertir de los riesgos que comportan para el modelo de seguridad pública.


Publicidad

Unos 5.500 agentes, según la Guardia Urbana, y 12.000, según los organizadores, protagonizaron una marcha rápida, de una media hora, entre la plaza Urquinaona y la de Sant Jaume, haciendo sonar sirenas, silbatos y coreando consignas en contra de los recortes.

Al llegar a la plaza Sant Jaume, sede del Gobierno catalán, algunos manifestantes corearon brevemente consignas contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en las que exigieron su dimisión.

En la plaza los manifestantes estuvieron doblemente custodiados, con un cordón policial propio creado por los organizadores y otro de las Unidades de Antidisturbios de los policías regionales desplegados ante el Palacio del Gobierno de la Generalitat catalana.

Al otro lado de la plaza, la Guardia Urbana también estaba desplegada para custodiar el Ayuntamiento de Barcelona.

En Sant Jaume se leyó el manifiesto reivindicativo minutos antes de que una comitiva de manifestantes lo entregara a funcionarios de la Generalitat tras lograr acceder al Palau.

El manifiesto alerta de que los recortes laborales y sociales “enmascaran una precarización de los servicios públicos” para dar entrada a otras formas de gestión desde ámbitos privados.

El documento denuncia igualmente que los sacrificios por la crisis los asumen los trabajadores y sectores “más desfavorecidos”, mientras que “los que provocaron la crisis han sido rescatados con los impuestos de todos” y han huido con indemnizaciones millonarias.

El manifiesto también critica “el autoritarismo y la prepotencia” del Gobierno regional catalán, que, señala, “no está dispuesto a renunciar a sus privilegios y sólo pide sacrificios a los trabajadores públicos”.

En el apartado de reivindicaciones de los policías regionales, el manifiesto advierte que la actitud “irresponsable” de la Administración catalana “está convirtiendo lo que es una crisis económica en una crisis social, ante lo que la respuesta no puede ser policial, sino que pasa por el diálogo con los agentes sociales”.

Durante la marcha, los manifestantes entonaron consignas como “no puedo apretarme el cinturón y bajarme los pantalones a la vez”, “no nos toquéis los sueldos o si no trabajará vuestra madre” o “menos seguridad igual a más delincuencia”.

Algunos bomberos cubrieron la marcha ataviados con su habitual casco, mientras que algunos policías llevaban la gorra reglamentaria de trabajo, aunque, para evitar ser expedientados, taparon el escudo con pegatinas con los símbolos de “STOP” y de las tijeras.

La manifestación unitaria fue convocada coincidiendo con el retraso en la paga de Navidad, que el Gobierno autonómico ya ha satisfecho, aunque los sindicatos convocados ya dejaron claro que, aunque cobrasen, saldrían igualmente a la calle para mostrar que están en lucha contra los recortes. EFE