Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cruz Roja trata de reingresar a zona de conflicto en Siria

BEIRUT (AP) — Personal de la Cruz Roja intenta ingresar en un vecindario particularmente golpeado de la ciudad siria de Homs, pero podrían pasar días antes de que se les permita el acceso, indicó el domingo un vocero de la organización.


Publicidad

El grupo ha tratado de ingresar al barrio de Baba Amr desde el viernes, el día después de que las tropas sirias se lo arrebataran a las fuerzas rebeldes luego de casi un mes de tenerlo sitiado. Activistas indicaron que cientos de personas murieron en los bombardeos diarios, muchas de ellas mientras se escabullían de sus hogares en busca de alimentos.

El gobierno sirio afirmó que le permitiría el ingreso a la Cruz Roja a la zona de Homs el viernes, pero las tropas en tierra le negaron el paso al convoy de la organización.

Shueib Shaaban, vocero de la Media Luna Roja de Siria para Homs, rama local de la Cruz Roja, dijo el domingo que el grupo acordó con el gobernador de Homs la entrada al barrio de Baba Amr el martes, cuatro días después de que trataron de ingresar por primera vez.

Sin embargo, otro vocero de la Cruz Roja en Damasco, Salé Dabbakeh, dijo que el grupo seguía negociando con las autoridades y esperaba que pudieran entrar a la zona el domingo. No dio más detalles.

Activistas sirios también reportaron enfrentamientos entre combatientes rebeldes y tropas del gobierno en la norteña provincia de Idlib. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, organismo con sede británica, dijo que un soldado murió y que el ejército hacía redadas en hogares de poblados cercanos luego de la captura de un oficial de inteligencia por parte de los rebeldes.

Las tropas sirias arrebataron Baba Amr a los rebeldes el jueves, luego de un sitio que según activistas dejó cientos de muertos.

Homs, la tercera ciudad de Siria con una población de un millón de habitantes, se ha convertido en el campo de batalla central en el conflicto, el cual se inició el año pasado con manifestaciones que pedían la deposición del líder autoritario Bashar Assad en algunas de las regiones pobres del interior del país. Las protestas se extendieron mientras que el gobierno implementó una sangrienta represión de los disidentes y muchos en la oposición han tomado las armas para defenderse y atacar a las tropas del gobierno.

Según cifras de las Naciones Unidas han muerto más 7.500 personas. Los activistas ponen la cifra en 8.000.

Shaaban, de la Media Luna Roja, dijo que muchos residentes en Baba Amr han huido a la región de Abil en la zona sur de la ciudad o a otros poblados cercanos. Un contingente de la Cruz Roja de 15 miembros entró en Abil para ayudar a los desplazados ahí, agregó.

Asimismo, China ofreció el domingo una propuesta para terminar con la violencia en Siria, pidiendo un inmediato cese al fuego y conversaciones con todas las partes. Sin embargo, se mantuvo firmemente opuesta a la intervención extranjera.

La propuesta, publicada en la página de internet del Ministerio del Exterior, describe la situación en Siria como “grave”, exige un cese inmediato a toda la violencia y pide la llegada de ayuda humanitaria y el inicio de la negociaciones mediadas por Naciones Unidas y la Liga Arabe.

Pero rechaza interferencia, sanciones e intentos de cambio de régimen procedentes del extranjero.

“Nos oponemos a todo aquel que interfiera en los asuntos internos de Siria bajo el pretexto de ‘cuestiones humanitarias”’, indicó la propuesta. “China no aprueba interferencia armada o presiones para un ‘cambio de régimen’ en Siria y cree que el uso de amenazas o sanciones no ayuda a resolver el problema”.

Aunque la presión internacional en contra del régimen del presidente Assad ha crecido, China y Rusia lo han protegido de la censura en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.