Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La paz llegará a Colombia a las buenas o a las malas, dice Santos

BOGOTA (AP) — El presidente Juan Manuel Santos aseguró este martes que la orden de los militares es no bajar la guardia frente a las guerrillas y aseguró que el objetivo del gobierno es lograr la paz a las buenas o a las malas.


Publicidad

La afirmación presidencial se produce cuando la percepción entre los colombianos, según distintas encuestas, es que hay un deterioro en la seguridad pública con nuevos atentados e incursiones de las guerrillas, lo cual el gobierno no desmiente, pero asegura que son precisamente acciones tipo “avispa” o de golpear y huir, para crear zozobra entre la población.

La paz es uno de nuestro objetivos y queremos llegar a ella a las buenas, ojalá, o las malas. Pero queremos llegar a esa paz“, dijo Santos.

Entretanto nuestras Fuerzas Armadas tienen unas órdenes muy claras…no bajar la guardia un sólo segundo“, agregó el mandatario en un discurso desde una localidad en el departamento de Antioquia, al noroeste del país y transmitido por la página de internet de la Presidencia.

“Hay que aprender de los errores del pasado, hay que hacer las cosas bien, y eso es lo que estamos tratando de hacer: no cometer los errores del pasado, ir paso a paso, con cuidado, para que realmente si sacamos esa llave (para negociar la paz), podamos abrir la puerta y entrar en esa senda de verdadera paz y no en una nueva frustración”.

Colombia “no aguantaría una nueva frustración”, dijo el mandatario alusión a negociaciones en busca de poner al conflicto armado interno que ya dura casi 50 años.

Tanto bajo la presidencia de Santos, como cuando fue ministro de Defensa (2006-2009), las fuerzas rebeldes han recibido los más duros golpes.

Santos ha dicho desde el inicio de su gobierno, en agosto del 2010, que sólo él tiene en su bolsillo la llave para abrir la puerta a negociaciones de paz con grupos como las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero para que sacar esa llave y negociar, debe ver primero acciones concretas por parte de la insurgencia como liberar a todos los secuestrados y cesar esa práctica.

Y aunque en febrero pasado las FARC dijeron en un comunicado que detendrían los plagios extorsivos, tanto en el gobierno como entre algunos activistas hay cierto escepticismo sobre si realmente cumplirán el ofrecimiento.

El gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002) mantuvo negociaciones de paz con las FARC por casi cuatro años, en diálogos que suspendió en 2002 tras el secuestro de un senador, el último de una seguidilla de varias retenciones de políticos a manos de los rebeldes.

Pero pasada una década de aquellas negociaciones, activistas y el mismo gobierno admiten que ni las FARC son las mismas, ahora con menor capacidad militar, ni el país, que en su mayoría rechaza diálogos en la forma como se dieron aquellas negociaciones, efectuadas en una vasta zona del sur que fue entonces desmilitarizada.