Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tribunal iraquí condena a cadena perpetua a un estadounidense

BAGDAD (AP) — Un tribunal iraquí condenó a un estadounidense a cadena perpetua por haber ayudado a Al Qaeda y por haber financiado actividades terroristas en Irak, según un comunicado oficial difundido este jueves.


Publicidad

El Ministerio del Interior dijo que Omar Rashad Jalil, de 53 años, fue reclutado por Al Qaeda en Irak en el 2005. Jalil, ingeniero de profesión, es de ascendencia palestina y llegó al país en el 2001, dice el comunicado.

El ministerio difundió parte de la confesión de Jalil en la que admitió haber recibido dinero de un sirio en los Emiratos Árabes Unidos para costear los ataques terroristas.

Jalil, alias Abu Mohamed según el ministerio, fue condenado por el tribunal central de Bagdad. Las autoridades no dieron más detalles.

El vocero de la embajada estadounidense Frank Finver indicó en una declaración que los funcionarios consulares estaban al tanto de la noticia, pero sin dar más detalles. Se limitó a referir el caso a las autoridades locales y al abogado de Jalil. Ni la embajada no los funcionarios iraquíes identificaron al representante legal de Jalil.

Mientras tanto, el Ministerio de Justicia iraquí dijo que seis personas convictas de terrorismo fueron ejecutadas el jueves, con lo que suman 102 los ajusticiados desde principios de año. El ministerio no dio más detalles ni identificó a las seis.

El creciente número de ejecuciones en Irak ha preocupado a los grupos activistas internacionales, temerosos de que los reos no reciban un juicio justo. Irak ha decidido no abolir la pena de muerte.

Igualmente el jueves, un vehículo cargado de explosivos fue detonado en Bagdad y mató a cinco transeúntes, además de herir a 13, dijeron varios policías y personal médico.

El vehículo cargado de explosivos fue detonado en el distrito suní de Mansurt, dijeron dos agentes. La detonación no alcanzó a un convoy de empleados que trabajan para una firma de seguridad no identificada que pasaban por el lugar. Tres policías en un puesto de control cercano figuraron entre los heridos en el ataque, según los agentes.

Un funcionario médico confirmó en un hospital cercano la cifra de bajas, y habló a condición de guardar el anonimato por no estar autorizado a dialogar con los medios informativos.