Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

España dará batalla contra el presupuesto que propone Van Rompuy

Madrid, 21 nov (EFE).- El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, acudirá este jueves a la cumbre de la UE que debatirá los presupuestos comunitarios para el periodo 2014-2020 dispuesto a dar la batalla contra la propuesta del presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, por considerar que es inasumible por España.


Publicidad

Pese a eso, el Ejecutivo español evita de momento amenazar con la posibilidad de vetar el presupuesto de la UE en esa cumbre extraordinaria.

Los líderes de la UE se reúnen este jueves en Bruselas para intentar avanzar en la consecución de un acuerdo ante ese presupuesto, una tarea que el Gobierno español reconoce que es difícil debido a las posturas existentes.

Además, aunque no forma parte de la agenda del Consejo Europeo, es previsible que los jefes de Estado y de Gobierno aborden también en sus conversaciones la crisis griega, tras el fracaso esta madrugada de los ministros de Finanzas de la eurozona, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional para cerrar un acuerdo sobre el futuro el rescate financiero de Grecia griego.

Sobre la negociación del presupuesto para el periodo 2014-2020 que abordarán mañana los líderes comunitarios, Rajoy tachó de “inaceptable” la propuesta de Van Rompuy, con la que España perdería unos 20.000 millones de euros.

Lo hizo el pasado sábado tras analizar sus consecuencias con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en la reunión que mantuvieron en Cádiz (sur de España) al coincidir en la XXII Cumbre Iberoamericana.

Entre los perjuicios que representa para España, el Gobierno destaca la drástica reducción que sufrirían con esa propuesta las políticas dedicadas a la agricultura, así como los recortes en las partidas relativas a políticas de cohesión, a ciudades autónomas como Ceuta y Melilla o a territorios ultraperiféricos como las Islas Canarias.

Rajoy, según fuentes del Gobierno, será firme en las negociaciones y sabe que otros socios comunitarios, como Francia, se volcarán también para lograr la modificación de la propuesta.

Pero el Ejecutivo sigue pensando que, aunque es bastante difícil, se puede lograr un acuerdo y, por el momento, rechaza planteamientos como el veto.

El secretario de Estado para Asuntos Europeos, Íñigo Méndez de Vigo, ha reiterado hoy que España no tiene intención de utilizar ese veto como amenaza en las negociaciones y, en su comparecencia ante la comisión mixta Congreso-Senado para la UE, ha recibido el apoyo de los grupos parlamentarios para negociar una propuesta distinta a la planteada por el presidente del Consejo.

Los presupuestos propuestos convertirían a España en contribuyente neto por vez primera desde su adhesión a la UE.

Aunque la posibilidad de un acuerdo en la reunión de Bruselas la considera improbable, el Ejecutivo sí espera que pueda haber un acercamiento que permita seguir debatiendo.

El plan de Van Rompuy supone una reducción de unos 80.000 millones de euros sobre el que presentó inicialmente la Comisión Europea, de los que 55.000 afectan a partidas tan sensibles para España como la agricultura, la cohesión y las regiones.

Respecto a la financiación que reciben las regiones mediante los fondos de cohesión en función del PIB de cada una de ellas, prácticamente todas las comunidades autónomas españolas se verían afectadas.

En concreto, las enmarcadas en el capítulo “en transición” (aquellas cuyo nivel de renta se sitúa entre el 75 y el 90 por ciento de la media comunitaria), como Andalucía, Galicia, Castilla-La Mancha y Murcia, percibirían una cuarta parte menos de lo que había planteado la Comisión Europea.

Por su parte, las partidas destinadas a las regiones “prioritarias” (cuyo PIB es inferior al 75 por ciento de la media comunitaria), como Extremadura, se reducirán de los 162.000 millones propuestos por la Comisión a los 156.000 millones que plantea el presidente del Consejo.

En la cumbre se tratará también el nombramiento del luxemburgués Yves Mersch como miembro del comité ejecutivo en el Banco Central Europeo.

Un proceso bloqueado por España tras no aceptarse su propuesta de que fuera el español Antonio Sáinz de Vicuña quien sustituyera a José Manuel González Páramo, y en protesta por el procedimiento elegido para la designación. EFE