Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno sirio denuncia supuesto uso de armas químicas de los rebeldes

DAMASCO, Siria (AP) — El gobierno y la oposición siria se acusaron mutuamente este martes de realizar un ataque con armas químicas en una aldea del norte cerca de Alepo. Pero un funcionario estadounidense dijo que no existían pruebas de tal ataque.


Publicidad

El régimen, cuya denuncia recibió el respaldo de su aliado Rusia, dijo que 25 personas murieron.

Ninguno de los informes se pudo verificar en forma independiente debido a las restricciones impuestas a la prensa extranjera y los observadores extranjeros. Pero en caso de confirmarse, señalarían por primera vez el uso de armas químicas en la guerra civil que ya lleva dos años.

Los rebeldes en el norte de Siria negaron la acusación gubernamental y culparon a los soldados del régimen del ataque de este martes con un cohete contra la aldea de Khan al-Assad, en la provincia norteña de Alepo.

SANA dijo que 86 personas resultaron heridas y algunas de ellas se hallaban en estado crítico. Difundió fotos de las bajas, entre ellos niños en camillas en un hospital.

Esas víctimas fueron llevadas a un hospital en la zona de Alepo controlada por el gobierno.

En Washington, un funcionario gubernamental rechazó la versión del régimen de Assad de que los insurgentes sirios utilizaron armas químicas.

El funcionario agregó que Estados Unidos no tiene prueba alguna de que ninguna de las dos partes haya utilizado armas químicas en el norte de Siria.

Además, el funcionario indicó que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas tampoco tiene información alguna de su uso en el conflicto.

El funcionario no quiso dar su nombre por no estar autorizado a hablar en público sobre el asunto.

En Moscú, la cancillería dijo que los insurgentes sirios utilizaron armas químicas, matando a 16 personas e hiriendo a 100.

El ministerio dijo que el ataque fue un acontecimiento “extremadamente peligroso” en los dos años de guerra civil en Siria. Agregó que los insurgentes detonaron un proyectil con un agente químico no identificado a primeras horas del martes en la provincia de Alepo.

La agencia noticiosa estatal siria acusó a los insurgentes del ataque, e indicó que murieron 25 personas, aunque los rebeldes sostienen que fueron las fuerzas gubernamentales las que dispararon el cohete.

Según Rusia, el ataque es una prueba de que los insurgentes se han apoderado de las armas de destrucción masiva, lo que ha colocado la lucha en un nuevo plano.

Rusia ha sido la principal aliada del régimen del presidente Bashar Assad desde que comenzó el levantamiento, en el que han muerto más de 70.000 personas.