Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Líder republicano critica que Tsarnaev no sea juzgado por las leyes de guerra

Washington, 22 abr (EFE).- El senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, criticó hoy la decisión del Gobierno del presidente Barack Obama de no juzgar al sospechoso del atentado en Boston (Massachusetts), Dzhokhar Tsarnaev, como “combatiente enemigo”.


Publicidad

Graham convocó una rueda de prensa en el Senado para trasladar su “firme desacuerdo” con la decisión de la Administración Obama de someter a un tribunal civil a Tsarnaev, quien fue acusado hoy de cargos federales por los atentados en el maratón de Boston el lunes pasado.

Durante la rueda de prensa, Graham calificó de “prematura” la decisión de la Administración de Obama porque, a su juicio, “nos es imposible recabar pruebas en tan solo unos pocos días para determinar si este individuo debe o no permanecer bajo custodia para su interrogatorio de acuerdo con las leyes de guerra”.

No obstante, Graham consideró que fue “acertada” la decisión del Gobierno de Obama de someter a Tsarnaev a juicio en un tribunal federal.

Agregó que al enjuiciarlo en un tribunal federal abre la opción de aplicarle la pena de muerte y “claramente, desde mi punto de vista, (Tsarnaev) es un candidato para un caso considerado como un acto terrorista”.

“Creo que nuestra nación está en guerra. El enemigo es el islamismo radical, que se refiere a los talibanes, Al Qaeda y grupos afiliados”, señaló Graham.

Los investigadores quieren averiguar si Tsarnaev, que se encuentra en estado grave en un hospital de Boston, sabe algo sobre posibles futuros ataques o la presencia de grupos terroristas en suelo estadounidense, precisó Graham.

“Espero que la Administración examine bien las pruebas y mantenga sobre la mesa la capacidad de interrogar a este sospechoso para conseguir datos de inteligencia sobre futuros ataques que podríamos afrontar”, subrayó.

Graham y otros líderes republicanos, entre ellos los senadores John McCain, Saxby Chambliss y Kelly Ayotte, habían solicitado desde la semana pasada que Tsarnaev, un ciudadano estadounidense, fuese tratado como “enemigo combatiente”.

Pero la Administración Obama dejó de usar esa designación desde 2009 y, hoy mismo, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, explicó que la ley lo prohíbe tratándose de un ciudadano estadounidense y sugirió que el sistema judicial estadounidense es capaz de llevar el caso contra Tsarnaev.

Según la cadena televisiva MSNBC, desde los atentados de 2001, el Gobierno federal ha procesado a más de 500 casos relacionados con el terrorismo en tribunales federales, logrando condenas en el 88 % de los casos.

Mientras, los tribunales militares, establecidos durante la presidencia de George W. Bush contra terroristas, han logrado un puñado de condenas en casi 12 años.

La explosión de dos bombas en la línea de la meta en la 117 edición del evento deportivo dejó tres muertos y más de 200 heridos, y el Departamento de Justicia acusó hoy a Tsarnaev, de 19 años, de conspirar para el uso de “un arma de destrucción masiva contra personas y propiedades”.

Tsarnaev, supuesto coautor del atentado junto con su hermano mayor, Tamerlan, quien falleció en un tiroteo con la policía el viernes pasado, no está en condiciones de dar testimonio por una herida de bala que recibió en el cuello, aunque al parecer se comunica por escrito con las autoridades.

De ser declarado culpable, Tsarnaev podría recibir la pena de muerte. EFE