Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hezbolá insinúa una posible intervención armada en Siria

Hasán Nasralá. Foto de Archivo: La República.

BEIRUT, Líbano (AP) — El líder del grupo extremista libanés Jezbolá dijo el martes que los rebeldes sirios no podrán vencer militarmente al régimen del presidente Bashar Assad, e insinuó que los “verdaderos amigos” de Siria, como el grupo que él dirige, intervendrían para apoyar al gobierno sirio en caso necesario.


Publicidad

Se sabe que el poderoso grupo musulmán chií respalda a las fuerzas del régimen sirio en poblados chiíes cerca de la frontera con el Líbano en su lucha contra los rebeldes que tratan de derrocar a Assad, que en su mayoría son suníes.

Pero los comentarios del jeque Hasán Nasrala fueron el más fuerte indicio hasta el momento de que su grupo estaba listo para involucrarse de manera más activa para rescatar al régimen de Assad.

“Siria tiene verdaderos amigos en la región y en el mundo que no permitirán que caiga en manos de Estados Unidos, Israel o los takfiris”, dijo, esto último en referencia a los seguidores de una ideología extremista como la de al-Qaida.

Jezbolá e Irán son aliados cercanos de Assad. Ambos han sido acusados por los insurgentes sirios de enviar combatientes para apoyar a las tropas sirias que tratan de aplastar la revuelta que comenzó hace dos años como un levantamiento popular y que ha devenido en una guerra civil.

Nasrala dijo el martes que por ahora no hay fuerzas iraníes en Siria, excepto por algunos expertos que según dijo han estado en Siria desde hace décadas. Pero agregó: “¿Qué imaginan que pasaría en el futuro si las cosas se deterioran de manera tal que requieran la intervención de la fuerzas de resistencia en esta batalla?”.

Jezbolá tiene un arsenal que la convierte en la fuerza militar más poderosa del Líbano, más fuerte que el ejército nacional. Su creciente involucramiento en la guerra civil siria ya ha aumento las tensiones dentro de la dividida nación y le ha granjeado amenazas de los rebeldes sirios.

Nasrala también dijo que sus combatientes tienen el deber de proteger el santuario chií de Sayida Zeinab, nombrado en honor de la nieta del profeta Mahoma, al sur de Damasco.

Dijo que los rebeldes lograron capturar varios poblados alrededor del santuario y que desplegaron efectivos a unos cientos de metros de él, además de que han amenazado con destruir el recinto.

“Si el santuario es destruido, las cosas se saldrán de control”, dijo Nasrala, y dio como ejemplo las explosiones de 2006 en el santuario chií de al-Askari, en la ciudad iraquí de Samarra. Dicho ataque fue atribuido a al-Qaida en Irak y generó sangrientos ataques vengativos entre extremistas suníes y chiíes que mataron a miles de iraquíes y empujaron al país al borde de la guerra civil.

Nasrala también dijo que las acusaciones de que el régimen ha usado armas químicas eran intentos de justificar una intervención extranjera en Siria.

En tanto, la violencia en Siria se ha agudizado. El martes, una potente bomba estalló en un distrito comercial de Damasco, matando a 14 personas e hiriendo a otras 70, un día después de que el primer ministro escapara a un intento de asesinato en el corazón de la capital, donde rigen estrictas medidas de seguridad.

En esta fotografía del lunes 17 de septiembre de 2012, el líder de Jezbolá Hasán Nasralá (centro), saluda a simpatizantes en Beirut, Líbano. Nasralá dijo que los rebeldes sirios no serán capaces de vencer al régimen de Bashar Assad. (Foto AP/Hussein Malla/Archivo)

En esta fotografía del lunes 17 de septiembre de 2012, el líder de Jezbolá Hasán Nasralá (centro), saluda a simpatizantes en Beirut, Líbano. Nasralá dijo que los rebeldes sirios no serán capaces de vencer al régimen de Bashar Assad. (Foto AP/Hussein Malla/Archivo)

Agentes de la policía conversan con los propietarios de establecimientos comerciales cerca de donde estalló una poderosa bomba en el distrito de Marjeh, en el centro de Damasco, Siria, el martes 30 de abril de 2013. Al menos 13 personas murieron y 70 resultaron heridas en el atentado, según las autoridades. (AP Foto/SANA)

Agentes de la policía conversan con los propietarios de establecimientos comerciales cerca de donde estalló una poderosa bomba en el distrito de Marjeh, en el centro de Damasco, Siria, el martes 30 de abril de 2013. Al menos 13 personas murieron y 70 resultaron heridas en el atentado, según las autoridades. (AP Foto/SANA)

Personal de seguridad inspecciona un automóvil incendiado en el lugar donde estalló una poderosa bomba en el distrito de Marjeh, en el centro de Damasco, Siria, el martes 30 de abril de 2013. Al menos 13 personas murieron y 70 resultaron heridas en el atentado, según las autoridades. (AP Foto/SANA)

Personal de seguridad inspecciona un automóvil incendiado en el lugar donde estalló una poderosa bomba en el distrito de Marjeh, en el centro de Damasco, Siria, el martes 30 de abril de 2013. Al menos 13 personas murieron y 70 resultaron heridas en el atentado, según las autoridades. (AP Foto/SANA)