Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cadena perpetua en Argentina para 5 por robo fatal

Buenos Aires (AP) — Cinco hombres acusados de robar a personas que retiraban grandes sumas de dinero de bancos en Argentina fueron declarados culpables de asesinato y sentenciados a cadena perpetua el lunes, por el caso de una mujer embarazada que fue perseguida por dos de ellos en motocicleta y baleada mientras rogaba por su vida.


Publicidad

Carolina Píparo sobrevivió a sus heridas, pero su bebé Isidro nació prematuramente y murió una semana después.

El caso conmocionó a los argentinos y motivó que el Congreso impusiese más medidas de seguridad en las sucursales bancarias, como paredes de privacidad y más cámaras de seguridad. Pero los robos contra personas que acaban de retirar dinero de sus cuentas han continuado en los tres años que tomó llegar al veredicto del lunes.

Píparo indicó que entre 4.000 y 5.000 robos similares ocurren cada año en Argentina. Y aunque reconoció a los jueces por su veredicto y los médicos que salvaron su vida, lamentó que tantos criminales sigan impunes.

El caso no se volvió un punto de inflexión, “todo los días muere gente por la inseguridad”, dijo en declaraciones a reporteros en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, donde ocurrió el ataque en el 2010. “Esto es lo que implica vivir en Argentina. Este caso tal vez sea realmente atroz, pero la gente está muriendo todos los días… No creo que debamos esperar a que haya más muertes para que el sistema judicial considere que este es un problema importante”.

Otros dos acusados fueron absueltos de cargos que incluyeron homicidio agravado, intento de homicidio, robo agravado y asociación para delinquir.

El fiscal Marcelo Romero lo consideró un veredicto admirable. Los abogados de los acusados argumentaron que Isidro era un feto y no una persona todavía, pero Romero señaló que el niño nació vivo y se le dio un número de identidad oficial antes de fallecer una semana después mientras su madre estaba en coma recuperándose de las lesiones de bala.

Burlando agregó que el panel de tres jueces respondió a “todos los interrogantes que tenían que hacer”.

Píparo manifestó su desacuerdo con la decisión de la corte de retirar los cargos contra la cajera que le pidió regresar al día siguiente argumentando que no tenía suficiente dinero a la mano. Píparo sugirió que podría presentar una queja civil contra el banco una vez que el caso penal se resuelva. En Argentina las sentencias penales se fijan hasta que se concluye una serie de apelaciones.

Los cinco convictos son Carlos Moreno, Luciano López, Miguel Silva, Carlos Jordán Juárez y Juan Manuel Calvimonte. El acusado de disparar dos veces contra Píparo, Carlos Burgos, fue absuelto, luego que los testigos no lo pudiesen identificar definitivamente. La madre de Píparo identificó a Burgos como el agresor, pero la misma Píparo mencionó detalles que apuntaban hacia Moreno.

Píparo ahorró durante años junto con su esposo para comprar una casa para criar ahí a su hijo. Cuando llegó el momento de dar el enganche, la cajera le dijo que la sucursal no tenía suficientes dólares y que tendría que regresar al día siguiente. Así lo hizo Píparo, acompañada de su madre, y cuidadosamente guardó 13.250 dólares en su bolso.

Las cámaras del banco grabaron a un hombre fornido observándolas desde atrás en la fila, un “marcador” que luego confesó que las señaló a otros afuera. Dos hombres en motocicleta detuvieron el vehículo de la mujer, arrojaron a Píparo al suelo y le dispararon en el rostro y el pecho mientras ella les suplicaba que sólo se llevaran el dinero.

Cargar bolsas llenas de efectivo es inquietantemente común en Argentina, donde muchas personas temen lidiar con los bancos. La posibilidad de que alguien sea blanco es un riesgo, pero la probabilidad de que el gobierno confisque el dinero también es un temor latente entre las personas que vieron sus cuentas congeladas y sus ahorros reducidos en dos terceras partes cuando la moneda fue devaluada hace una década.

Transferir este dinero electrónicamente resolvería el problema en un instante. Pero la evasión fiscal por los ingresos está tan descontrolada en el país que incluso las personas que quieren pagar sus impuestos tienen dificultades para cumplir porque siempre hay alguien pidiendo ocultar todo o parte de la transacción pagando en efectivo y de preferencia en dólares estadounidenses.

* Vídeos Relacionados