Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cuba y Venezuela se asesoran mutuamente en el ámbito militar

Caracas, 2 jun (EFE).- Las Fuerzas Armadas de Cuba y Venezuela se apoyan mutuamente “sin injerencias” en la política militar de cada país, a diferencia de lo sucedido en el pasado con “la imposición de EE.UU.”, dijo hoy el ministro venezolano de Defensa, Diego Molero.


Publicidad

“Los norteamericanos imponían lo que debía hacerse”, en cambio “los cubanos son personas que, a pedido nuestro, vienen a proporcionarnos apoyo y nosotros vamos a darles apoyo, y nos apoyamos mutuamente como países hermanos”, destacó el almirante.

Molero sostuvo en una entrevista en un programa dominical del canal privado caraqueño Televen que con ello quería “aclarar a quienes quieren satanizar” la presencia de cubanos en Venezuela.

Alrededor de 45.000 cubanos secundan en Venezuela planes sociales gubernamentales, principalmente médicos (unos 30.000) y deportivos, y cuyos servicios son retribuidos, en parte, con el envío de 100.000 barriles diarios de crudo a la isla.

El líder opositor Henrique Capriles ha criticado que sean cubanos quienes “son los que mandan” en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y al calor de la campaña electoral para las presidenciales que perdió el pasado abril les advirtió que debían “regresar a su país” si él ganaba, lo que no sucedió por “un fraude”, según alega.

Capriles dijo que la única excepción serían los médicos cubanos y hasta les ofreció la nacionalidad venezolana, pero insistió en que los militares de la isla, cuyo número se desconoce, debían irse.

El general de Ejército retirado y dirigente opositor Antonio Rivero, liberado hace unos días tras ser imputado de instigar algunos de los hechos de violencia postelectoral que, según el Gobierno, se cobró once muertos, ratificó en febrero pasado que en el país “mandaban” unos 300 militares cubanos.

Rivero ya fue imputado en 2010 por la presunta comisión de los delitos de “ultraje” a la FANB y revelación de informaciones castrenses secretas al haber proporcionado entonces esa misma aseveración, proceso judicial que aún no concluye. EFE