Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Turquía se queda sola en la condena al golpe de Estado en Egipto

Un manifestante ondea una bandera de Egipto sobre la Plaza de Tharir, epicentro de movilizaciones en El Cairo, donde partidarios del mandatario Mohammed Morsi y opositores han salido a las calles, el viernes 28 de junio de 2013. (AP Foto/Amr Nabil)

Turquía se quedó hoy sola en la condena del golpe de Estado en Egipto que derrocó el miércoles al presidente Mohamed Mursi, frente a las felicitaciones de los países árabes al pueblo egipcio o los llamamientos de Occidente a respetar los derechos del mandatario depuesto.


Publicidad

Israel optó por el mutismo. “No tenemos ningún comentario o comunicado oficial sobre la cuestión”, declaró a Efe un portavoz del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a restaurar el Gobierno civil en Egipto y a establecer un diálogo “incluyente”.

“La situación todavía es incierta y volátil. Pero lo importante ahora es que el Gobierno civil sea restaurado lo más pronto posible y que este refleje las aspiraciones del pueblo egipcio”, dijo Ban en una rueda de prensa en Copenhague.

El miércoles, el presidente de EEUU, Barack Obama, evitó hablar de golpe de Estado y expresó su preocupación por el derrocamiento de Mursi, al tiempo que pidió a los militares que devuelvan la autoridad “a un gobierno civil elegido democráticamente” tan pronto como sea posible.

Hoy, el Gobierno turco fue el único que condenó abiertamente el golpe, que calificó de preocupante y recordó que el depuesto presidente fue elegido democráticamente.

“Los Gobiernos elegidos sólo pueden ser apartados del poder por la voluntad popular”, declaró el ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu.

El golpe militar en Egipto ha provocado que el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, suspenda sus vacaciones y haya convocado para hoy una reunión con altos cargos de su Gobierno.

Por contra, las autoridades sirias felicitaron al pueblo egipcio por lo que consideraron como un “profundo cambio histórico”, en referencia al derrocamiento de Mursi.

Siria estimó que “la caída de un modelo de los Hermanos confirma de nuevo la incapacidad del islam político para administrar el país, proteger la variedad cultural y civilizada y las libertades, y construir un ejemplo que represente la historia nacional del país”.

Jordania, a través de su ministro de Exteriores, Naser Yudeh, felicitó al nuevo presidente interino de Egipto, Adli Mansur, que hoy juró su cargo.

Yudeh destacó que Jordania “respeta la voluntad del gran pueblo egipcio, que sorprendió a todo el mundo a través de la demostración de su voluntad vigorosa”, informó la agencia estatal Petra.

El recién nombrado emir de Catar, Tamim bin Hamad al Zani, mandó un mensaje de felicitación a Mansur “por su juramento constitucional como presidente interino de la etapa transitoria de la hermana República Árabe de Egipto”, recogió la agencia catarí QNA.

El rápido apoyo catarí a la nueva legitimidad ha causado sorpresa en Egipto, debido a la cercanía del depuesto Gobierno de Mohamed Mursi y de los Hermanos Musulmanes con Hamad bin Jalifa al Zani, padre del actual jefe de Estado, y que abdicó hace solo diez días en su hijo.

La Unión Europea pidió a los militares que respeten los derechos de Mursi, y aseguró que nunca está a favor de una intervención militar en la política.

El portavoz de la alta representante para la política exterior de la UE, Michael Mann, evitó aclarar si la UE considera lo ocurrido un golpe de Estado o si reconocerá como legítimo al nuevo presidente interino de Egipto.

La OTAN, a través de su secretario general, Anders Fogh Rasmussen, hizo un llamamiento a restaurar un gobierno civil “lo antes posible”, pero evitó calificar de golpe de estado lo ocurrido.

“No creo que lo más importante ahora mismo sea una discusión teórica sobre lo ocurrido, sobre si es un golpe o no”, dijo Rasmussen al ser preguntado en una conferencia de prensa.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, expresó su esperanza de que la situación “se arregle con la mayor celeridad posible”.

“Me gustaría que tanto en Egipto como en todo el norte de África y en otras zonas más próximas los problemas se resolviesen. Estamos viendo gente que muere, problemas humanitarios en Siria, que luego pasan a Jordania, a Turquía, y espero que se resuelvan con la mayor celeridad”, añadió.

El Gobierno alemán calificó de “grave revés” para la democracia el golpe de estado en Egipto y apremió a las autoridades del país a regresar al marco constitucional. La suspensión del orden democrático “no una solución sólida” ante los graves problemas que afronta el país, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, en un comunicado.

El Gobierno brasileño expresó su preocupación por la “grave” situación y pidió respeto a la institucionalidad

“Al insistir en la búsqueda de soluciones para los desafíos que serán enfrentados por la población egipcia y en respeto a la institucionalidad, Brasil insta al diálogo y a la conciliación”, agregó una nota de la Cancillería brasileña.

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) pidió que Egipto adopte una nueva Constitución que respete los derechos humanos y la libertad de prensa. EFE