Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hermanos Musulmanes intentan retomar el poder por la fuerza

EL CAIRO, Egipto (AP) — Islamistas enfurecidos reaccionaron el viernes con violencia al derrocamiento del presidente Mohamed Morsi, cuando decenas de miles de sus partidarios se lanzaron a las calles y se enfrentaron con opositores en hechos de violencia que han dejado más de 30 muertos y 200 heridos en todo el país.


Publicidad

En una batalla por un puente sobre el río Nilo en El Cairo hubo disparos de armas de fuego y un carro ardió en llamas mientras los rivales se atacaban con piedras y fuegos artificiales. Varios vehículos blindados cruzaron el puente en un contraataque a los partidarios de Morsi.

Los enfrentamientos se aceleraron después de que cuatro partidarios del presidente depuesto perdieron la vida cuando solados abrieron fuego contra una manifestación, y después de una alocución dramática del líder supremo de la Hermandad Musulmana. Mohamed Badie proclamó desafiantemente que sus seguidores no se darían por vencidos hasta el regreso de Morsi al poder.

“Dios, concede la victoria a Morsi y llévalo de nuevo al palacio”, dijo Badie ante sus partidarios en una mezquita de El Cairo, en su primera presentación desde el derrocamiento de Morsi. “Somos sus soldados y lo defenderemos con nuestras vidas”.

Badie dijo que para los militares era un asunto de honor cumplir su promesa de lealtad al presidente, en lo que pareció ser un intento de alejar a los efectivos militares de sus jefes.

“El líder de ustedes es Morsi. …Sus balas no deben herir a sus propios hijos, a su propio pueblo”.

Horas después, el segundo al mando de Badie, Khairat el-Shater, considerada la figura más poderosa de la organización, fue arrestado en un apartamento de El Cairo con su hermano por alegaciones de incitar a la violencia, le dijo Hani Abdel-Latif, portavoz del Ministerio del Interior, a The Associated Press.

Después del discurso, una gran concentración de islamistas cruzó el Puente 6 de octubre sobre el Nilo en dirección a la Plaza Tahrir, donde numerosos opositores de Morsi se habían congregado todo el día. Entonces comenzaron los enfrentamientos en el lugar y cerca del edificio de la televisión estatal. Jóvenes partidarios de Morsi se protegieron de las piedras y fuegos artificiales que les lanzaban con planchas de metal. Un carro ardía en una rampa de salida en medio del ruido de armas automáticas y escopetas de perdigones.

“Nos están disparando, ¡hijos de perra! ¿Dónde está el ejército?”, gritó un opositor a otro mientras otro era llevado a los socorristas con los pantalones empapados en sangre de varias heridas en las piernas. Por lo menos tres personas perdieron la vida en el puente.

Los enfrentamientos terminaron cuando por lo menos siete vehículos blindados de transporte de soldados cruzaron el puente, ahuyentando a los partidarios de Morsi. Varios civiles jóvenes saltaron al techo de los blindados, insultando a los islamistas y coreando “El pueblo y el Ejército son uno solo”.

En todo el país se desataron enfrentamientos cuando partidarios del depuesto presidente trataron de tomar el control de edificios del gobierno e instalaciones militares, combatiendo a la Policía o a opositores a Morsi.

Los islamistas atacaron una manifestación de opositores a Morsi y abrieron fuego en la ciudad de Alejandría, sobre la costa del Mediterráneo, donde por lo menos 12 personas murieron, en su mayoría opositores a Morsi, dijo Amr Salama, funcionario de servicios de emergencia. Un hombre fue apuñalado y lanzado desde la azotea de un edificio por partidarios de Morsi después que levantó una bandera egipcia e insultó a gritos al depuesto presidente, según un reportero de la AP en el lugar de los hechos.

Los extremistas mataron a cinco policías en la ciudad de el-Arish, del Sinaí, según funcionarios de seguridad que hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a hablar de la situación con la prensa.

El Departamento de Estado norteamericano condenó la violencia y pidió a los líderes egipcios que denuncien el uso de la fuerza y eviten más derramamiento de sangre entre sus partidarios.

“Las voces de todos los que protestan deben escucharse, entre ellos los que recibieron con agrado lo sucedido a principios de esta semana y los que apoyan al presidente Morsi”, dijo Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado, en un comunicado. “El pueblo egipcio debe unirse para solucionar sus diferencias pacíficamente, sin recurrir a la violencia o el uso de la fuerza”.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague, dijo que estaba “muy preocupado” por los informes de violencia.

El coronel Ahmed Ali, portavoz de las fuerzas armadas de Egipto, dijo que la Hermandad Musulmana estaba tratando de “buscar querella” con el ejército y “arrastrarlo a un enfrentamiento para enviar un mensaje a Occidente de que lo que ocurrió en el país fue un golpe y que los militares están reprimiendo a los manifestantes pacíficos”.

Esa declaración es similar a otra emitida por un grupo de opositores a Morsi, entre ellos el Frente de Salvación Nacional y organizaciones juveniles. El grupo exhortó al público a tomar las calles inmediatamente “para defender la legitimidad popular” contra lo que calificó de un “plan malicioso” de la Hermandad.

___

Por MAGGIE MICHAEL, Associated Press. SARAH DEEB y LEE KEATH, Associated Press. El corresponsal de la AP Tony G. Gabriel contribuyó a este despacho.

* Foto de Portada: Fotografía de archivo del martes 30 de noviembre de 2010 de Mohamed Badie, líder de la organización opositora egipcia Hermandad Musulmana, durante una conferencia de prensa en El Cairo. (Foto AP/Nasser Nasser, Archivo)

Personas transportan a dos lesionados durante enfrentamientos entre partidarios y oponentes del depuesto mandatario islamista de Egipto, Mohammed Morsi, que estallaron en El Cairo, Egipto, el viernes 5 de julio de 2013. (AP Foto/Hassan Ammar)

Personas transportan a dos lesionados durante enfrentamientos entre partidarios y oponentes del depuesto mandatario islamista de Egipto, Mohammed Morsi, que estallaron en El Cairo, Egipto, el viernes 5 de julio de 2013. (AP Foto/Hassan Ammar)

Partidarios y oponentes del depuesto presidente islamista Mohammed Morsi escenifican un enfrentamiento cerca de Maspero, donde se ubican la televisión y la radio estatales en El Cairo, Egipto, el viernes 5 de julio de 2013. (AP Foto/Hassan Ammar)

Partidarios y oponentes del depuesto presidente islamista Mohammed Morsi escenifican un enfrentamiento cerca de Maspero, donde se ubican la televisión y la radio estatales en El Cairo, Egipto, el viernes 5 de julio de 2013. (AP Foto/Hassan Ammar)

Partidarios del depuesto presidente egipcio Mohammed Morsi en una protesta cerca de la Universidad de El Cairo, Egipto, el viernes 5 de julio del 2013. (Foto AP/Hassan Ammar)

Partidarios del depuesto presidente egipcio Mohammed Morsi en una protesta cerca de la Universidad de El Cairo, Egipto, el viernes 5 de julio del 2013. (Foto AP/Hassan Ammar)