Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La ONU anuncia más de 100.000 muertes por la guerra civil siria

Siria (AP) — El número de muertos por la guerra civil en Siria ya sobrepasó los 100.000, dijo el jueves el jefe de la ONU, quien pidió conversaciones urgentes para poner fin a los dos años y medio de violencia a pesar de que el gobierno del presidente Bashar Assad fustigó a Estados Unidos como un inapropiado mediador de paz.


Publicidad

En un suceso más carnicería despiadada, un coche bomba mató al menos a 10 personas e hirió a 66 en una zona residencial favorable al régimen, cerca de la capital.

Todos los intentos internacionales para negociar una solución política a la guerra civil en Siria han fracasado. A pesar de un estancamiento que se ha instalado durante meses, ambas partes siguen creyendo que pueden ganar la guerra y han puesto condiciones imposibles para las negociaciones.

La comunidad internacional no ha podido —y según algunos no ha querido— intervenir lo suficiente como para inclinar la balanza a favor del régimen de Assad o de los rebeldes.

“No hay una solución militar en Siria”, dijo a la prensa en la ONU el secretario de Estado norteamericano John Kerry. “Sólo hay una solución política, y eso requerirá un liderazgo con el fin de llevar a la gente a la mesa (de negociaciones)”, añadió.

Habló antes de las conversaciones con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien dijo que la cifra de muertos había aumentado de casi 93.000 hace poco más de un mes a más de 100.000. Grupos de oposición sirios habían hecho ese mismo cálculo hace un mes.

El levantamiento contra el régimen de Assad comenzó en marzo de 2011 y se deterioró hasta convertirse en una insurgencia con crecientes connotaciones sectarias.

Ban pidió al gobierno sirio y a la oposición poner fin a la violencia, y afirmó que es “imprescindible contar con una conferencia de paz en Ginebra tan pronto como sea posible”.

Estados Unidos y Rusia están trabajando para convocar una conferencia, junto con Naciones Unidas, para intentar ponerse de acuerdo sobre un gobierno de transición sobre la base de un plan adoptado en Ginebra hace un año.

No se ha establecido una fecha oficial debido a que la oposición se niega a asistir a conversaciones que no impliquen la renuncia de Assad.

Funcionarios del gobierno sirio dicen que no puede haber condiciones previas para participar en la conferencia, además de añadir que la salida de Assad antes de que termine su mandato en 2014 no es negociable. Assad también ha dicho que tiene el derecho a presentarse a elecciones nuevamente.

Kerry dijo que habló con el canciller ruso Serguei Lavrov el miércoles y que ambos países siguen comprometidos en acercar a las partes en conflicto.

Las declaraciones en la ONU aparentemente no se condecían con lo que estaba sucediendo en Siria. Una decisión estadounidense para iniciar el envío de armas a los rebeldes ha socavado aún más las perspectivas de paz.

El gobierno sirio criticó las acciones de Estados Unidos, diciendo que Washington no es un buen intermediario en las negociaciones de paz.

“La decisión de Washington de enviar armas a los terroristas en Siria confirma que el gobierno estadounidense no es objetivo en los esfuerzos por encontrar una solución política y celebrar una conferencia internacional en Ginebra”, dijo la televisión estatal siria, citando a un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores no identificado. El gobierno de Assad se refiere habitualmente a los combatientes de la oposición como “terroristas”.

“Las intenciones norteamericanas tratan de continuar con el ciclo de la violencia y el terrorismo en Siria con el fin de desestabilizar…la región”, dijo el comunicado.

El gobierno estadounidense se opuso a proporcionar cualquier asistencia letal a los rebeldes sirios hasta el mes pasado, pero ahora se apresta a enviar armas a los rebeldes después de obtener la aprobación de las comisiones de inteligencia del Senado y de la Cámara de Representantes.