Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EE.UU interceptó decenas de miles de mensajes de estadounidenses hasta 2011

Washington, 21 ago (EFE).- La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EE.UU. recopiló anualmente alrededor de 56.000 correos electrónicos de estadounidenses sin lazos con el terrorismo entre 2008 y 2011, cuando una corte secreta ordenó suspender ese programa, según documentos de inteligencia desclasificados hoy.


Publicidad

La oficina del Director Nacional de Inteligencia (DNI), James Clapper, publicó un documento judicial de 86 páginas que detalla cómo la NSA interceptaba datos que violaban la privacidad de personas sin relación con el terrorismo, lo que llevó a la agencia a cambiar la forma en que recolecta información electrónica.

Bajo el extinto programa, la NSA desviaba grandes volúmenes de datos internacionales que pasaban a través de cables de fibra óptica en EE.UU. a un almacén temporal con el fin de seleccionar sólo las comunicaciones extranjeras, pero en la práctica, la agencia no conseguía filtrar las conversaciones entre estadounidenses.

La NSA recopilaba entre 20 y 25 millones de correos electrónicos al año a través de ese programa, de los que alrededor de 56.000 eran “completamente domésticos”, es decir, enviados por estadounidenses o residentes en Estados Unidos sin conexión con el terrorismo.

La Corte Fisa, creada por la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (Fisa) y encargada de autorizar y supervisar la actividad de la NSA, declaró inconstitucional el programa en 2011.

“La adquisición de ese tipo de comunicaciones, que improbablemente pueden tener valor de inteligencia, obviamente no ayuda por sí misma al objetivo del Gobierno de ‘obtener, producir y diseminar información de inteligencia extranjera'”, señala el juez John D. Bates, de la Corte Fisa, en el documento desclasificado.

Bates cuestionó que esos procedimientos “encajen con la Cuarta Enmienda” a la Constitución de EE.UU., que prohíbe la vigilancia injustificada de los ciudadanos del país.

Según funcionarios de inteligencia citados por el diario Washington Post, fue la propia NSA la que alertó a la Corte del error, y un mes después de que el juez analizara el caso, la agencia revisó sus procedimientos para excluir las transacciones que probablemente contendrían comunicaciones de estadounidenses.

En 2012, además, la NSA borró todos los correos electrónicos de estadounidenses que había recopilado con ese método.

“Ésto no fue, en ningún aspecto, una violación intencionada o a gran escala de la privacidad de personas estadounidenses”, señaló el asesor general de la oficina del DNI, Robert S. Litt III, de acuerdo con el Washington Post.

El documento judicial fue publicado junto a otros informes desclasificados en una nueva página web creada hoy por la oficina del DNI para aumentar la transparencia sobre los programas de espionaje de EE.UU., desvelados por la filtración del extécnico de la CIA Edward Snowden.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, adelantó el pasado 9 de agosto que se crearía esa página web con el fin de “los estadounidenses y el mundo aprendan más sobre lo que nuestra comunidad de inteligencia hace y lo que no, y por qué”.

El programa de la NSA que se detuvo en 2011 es distinto del conocido como PRISM, uno de los primeros desvelados en las filtraciones de Snowden y que no tiene lugar a través de los cables de fibra óptica, sino mediante datos proporcionados por los servidores de internet, como Google o Microsoft. EFE