Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nobel de la Paz ve imposible acabar con hambre sin tener en cuenta a la mujer

Sao Paulo, 11 sep (EFE).- La activista liberiana Leymah Gbowee, Premio Nobel de la Paz 2011, afirmó hoy durante un foro en Sao Paulo que es “imposible” acabar con el hambre sin tener en cuenta la participación de la mujer en la sociedad.


Publicidad

“Es imposible acabar con el hambre en este mundo sin la habilidad de las mujeres. Si vamos a combatir el hambre no lo podemos hacer sin tenerlas en cuenta, pues son el pueblo más afectado”, señaló Gbowee en el foro “Un mundo sin hambre: estrategias de superación de la miseria”, encuentro promovido por la revista Carta Capital.

Acompañada del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, Gbowee pidió a los países que cooperan con África que respeten las particularidades de cada persona de esa región.

“Si no miramos las habilidades locales de las personas, la ayuda es inútil. Tengo muchas criticas para quien va a África y quiere sólo ayudar, pues si lleva su estilo extranjero será totalmente inútil”, apuntó.

En ese sentido, el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Etiopía, Mafa Chipeta, manifestó que “la protección de África no puede basarse en la caridad perpetua”.

“Tenemos que dar prioridad no sólo a la agricultura para llenar los estómagos, sino también a la actividad económica, que puede ayudar a nuestro desarrollo y a la promoción de una protección social”, apuntó Chipeta, que elogió el modelo brasileño para erradicar el hambre y la pobreza.

La líder social Anita Venceslau, de la ciudad de Tieté (estado de Sao Paulo), quien participó en el encuentro, dijo a Efe que “Brasil está haciendo muy bien al mirar de una manera diferente, más elocuente y más participativa a África”.

“La problemática de las comunidades pobres de Brasil y la de los pueblos de África era similar, pues ambos tienen riquezas agrícolas incuestionables, pero necesitan garantizar la seguridad alimentaria para sus pueblos por encima del lucro que se llevan unos pocos con la explotación de las tierras”, agregó Venceslau.

La ministra brasileña de Desarrollo Social y Combate a la Pobreza, Tereza Campello, comparó por su parte los desafíos comunes de Brasil y los pueblos africanos, que pasan por la necesidad de “crecer incorporando la cantidad gigantesca de la población que siempre estuvo excluida de las oportunidades y servicios públicos”.

Lula, a su vez, propuso “hacer más política”, con principios democráticos, para que muchas naciones de África puedan salir de la pobreza.

“Los africanos se saben cuidar y las empresas brasileñas deben comportarse de manera diferente. Tenemos primero que decirles a los países africanos lo que se ha hecho aquí para ver cómo les sirve a ellos y, entonces, ellos poder decidir cómo lo hacen”, subrayó Lula.

El exmandatario destacó sus casi treinta viajes al continente africano durante sus dos mandatos (2003-2010), recordó los acuerdos de cooperación, principalmente en el sector agrícola, y aseveró que muchos países pueden ayudar también a África con la financiación de maquinaría para ser utilizada en esa área. EFE