Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Putin, Nobel de la Paz por Siria? No, gracias, dicen los activistas rusos

Moscú, 6 oct (EFE).- La propuesta de que el presidente ruso, Vladímir Putin, reciba el Premio Nobel de la Paz en 2014 por su labor mediadora en Siria se ha topado con la firme oposición de los activistas de derechos humanos.


Publicidad

“No se puede dar el premio a una persona que comenzó su Presidencia con la segunda guerra chechena, que se cobró miles de vidas. Hay muchas personas en el mundo que merecen el Nobel de la Paz, pero no Putin”, aseguró a Efe Ludmila Alexéyeva, activista soviética y rusa.

Alexéyeva, que este año es candidata al prestigioso galardón por tercera vez, recuerda que ella también criticó en su momento la concesión del Nobel al presidente de EEUU, Barack Obama, que lo recibió en 2009 tras sólo varios meses en la Casa Blanca.

“Esa fue un decisión errónea. Si se quiere que el premio sea respetado, hay que ganárselo. Espero que el Comité de los Nobel no acepte la candidatura de Putin, ya que eso bajaría notablemente el listón”, señaló.

Los activistas rusos e incluso los opositores elogian a Putin por frenar los planes occidentales de intervención militar en Siria al presentar un plan para el desmantelamiento del arsenal químico del régimen de Bachar al Asad, pero lo consideran un mérito insuficiente.

“Estoy categóricamente en contra. Putin no lo merece. Los esfuerzos pacificadores en Siria están siendo útiles, pero no son suficientes para recibir el Nobel de la Paz”, señaló a Efe Lev Ponomariov, jefe de la organización “Por los Derechos Humanos”.

Ponomariov reconoce que en un principio no se tomó en serio la propuesta, pero que según pasaban los días ésta ha recibido el respaldo de figuras con “peso político”, lo que considera “preocupante” y “absurdo”.

Además de la guerra chechena, Alexéyeva recuerda que, entre las muescas en la gestión de Putin que le harían indigno del Nobel de la Paz, figura la breve pero cruenta guerra contra Georgia por el control de la región separatista de Osetia del Sur (2008).

“Esa fue una guerra vergonzosa para Rusia. Putin era entonces primer ministro, pero todos saben que el presidente, Dmitri Medvédev, no hubiera enviado las tropas a Osetia sin su consentimiento”, apunta.

Esa no es la opinión de Galina Kuzkina, miembro de la ejecutiva de la Academia Internacional de la Unión de las Naciones del Mundo (AIUNM), la institución que propuso al jefe del Kremlin para el premio, a lo que tiene derecho, según las reglas estipuladas por el Comité de los Nobel.

“Se merece el Nobel de la Paz ¿Quién, si no él? Putin ha hecho mucho para mejorar la situación en el mundo. Es un defensor de la paz. Nadie con sentido común quería una intervención extranjera en Siria. Todos los países han respaldado el plan ruso”, señaló a Efe.

Además, destacó los méritos de Putin desde que llegó al poder hace 14 años, tiempo en el que ha devuelto aRusia al lugar que le corresponde en el mundo.

“¿Qué país heredó? Y mire cómo vivimos ahora. Es como un sueño. Antes nadie contaba con nosotros y ahora volvemos a ser un potencia. Evitó una guerra civil y trajo la paz a Chechenia. Estuve recientemente en Grozni (capital chechena) y allí todos le están muy agradecidos”, apunta.

En cuanto a las críticas, ella responde: “los santos están en el cielo. Nosotros somos personas. Todos cometemos errores. Pero Putin ha transformado Rusia”.

“Putin es un hombre humilde que no trabaja para recibir premios o reconocimiento. Con todo, me gustaría que recibiera el Nobel. Evitó una posible tercera guerra mundial”, insiste.

Y asegura que la propuesta de la AIUNM, institución con 15 años de historia que se dedica a promover la cooperación entre los pueblos, fue presentada por su presidente, Gueorgui Trapéznikov, y no fue consultada en ningún momento con el Kremlin.

Trapéznikov, quien destacó el papel pacificador que ha desempeñado por el presidente en zonas conflictivas, aseguró esta semana que la carta fue enviada al Comité Nobel el 16 de septiembre y recibida el pasado 20 de septiembre.

El popular cantante soviético y ruso, Iósif Kobzón, también respaldó la iniciativa, más aún cuando lo recibió “Obama, un hombre que inició y aprobó acciones agresivas por parte de EEUU, como Irak y Afganistán, y ahora se dispone a invadir Siria”.

“En cambio, pese a todo, ostenta ese título. Nuestro presidente, que intenta frenar el derramamiento de sangre, que intenta por medio del diálogo político ayudar en una situación de conflicto, es más merecedor, bajo mi punto de vista, de ese alto honor”, proclamó.

Hasta ahora, sólo dos rusos han obtenido el Nobel de la Paz, el científico y disidente Andréi Sájarov, y el último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, quien tendría derecho a promover la candidatura de Putin, pero difícilmente lo hará, ya que lo ha criticado duramente por la involución democrática vivida por Rusia en los últimos años. EFE