Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU no dejará que Alemania acceda a su embajada tras los casos de espionaje

Berlín, 31 oct (EFE).- La embajada de Estados Unidos en Berlín descartó hoy permitir a las autoridades alemanas el acceso a sus instalaciones, donde se supone que se encuentra un sistema de escuchas de sus servicios de inteligencia.


Publicidad

Así lo ha explicado en una comparecencia pública el embajador estadounidense en Alemania, John Emerson, quien apeló a la inviolabilidad de las legaciones diplomáticas que sanciona la Convención de Viena.

El embajador recordó, asimismo, que por el momento no ha habido ninguna petición formal por parte de la justicia alemana, pese a que la fiscalía federal abrió diligencias previas en junio, al destaparse el programa masivo de escuchas de EEUU.

Emerson mostró, no obstante, su “comprensión” ante la indignación que han causado en Alemania las informaciones que apuntan que EEUU espió durante años un teléfono móvil de la canciller alemana, Angela Merkel, pero evitó comentarlas.

El jefe de la legación de EEUU en Alemania aseguró tomarse “muy en serio” las acusaciones, pero aseguró que aún es pronto para pedir perdón.

“No se trata de palabras. Se trata de hechos”, aseguró Emerson, que consideró que el proceso de aclaración de lo sucedido será “largo”.

Sin embargo, el embajador abogó por trabajar “duro” por una “verdadera amistad”, pese a que “de vez en cuando los amigos pueden defraudar”.

Además, Emerson se negó a hablar sobre “la estructura del edificio” que acoge a la embajada, pese a la insistencia de los periodistas.

La semana pasada, el periódico alemán “Süddeutsche Zeitung” informó de que los equipos de espionaje se encontraban en una azotea del edificio de la legación diplomática, situado junto a la icónica Puerta de Brandeburgo, frente al distrito gubernamental.

Emerson fue convocado la semana pasada al ministerio de Asuntos Exteriores alemán, después de que la Cancillería informase sobre sus sospechas de que un teléfono de Merkel había sido “pinchado” por los servicios de inteligencia estadounidenses.

Se trata de la primera vez que Alemania convoca a un embajador de un país aliado desde la II Guerra Mundial (1939-1945). EFE