Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

ONG expulsada de Bolivia denuncia que Evo no la escuchó

LA PAZ, Bolivia (AP) — Una organización no gubernamental danesa expulsada la semana pasada por supuesta injerencia política en Bolivia, se quejó de que el gobierno de Evo Morales la echó del país sin escucharla.

Evo Morales, presidente de Bolivia. Foto de Archivo, La República.

LA PAZ, Bolivia (AP) — Una organización no gubernamental danesa expulsada la semana pasada por supuesta injerencia política en Bolivia, se quejó de que el gobierno de Evo Morales la echó del país sin escucharla.


Publicidad

Esperábamos que el Estado boliviano aceptara nuestra solicitud de dialogar y revisar los textos donde Ibis habría cometido injerencia política“, pero la Cancillería envió una carta la víspera ratificando la expulsión y fijando como fecha de cese el 26 de marzo de 2014, dijo la directora en Bolivia de Ibis Dinamarca, Ximena Valdivia.

Valdivia no aceptó preguntas en una reunión con la prensa y se limitó a leer un comunicado de la organización que trabaja en Bolivia hace 30 años a favor de los indígenas y sectores pobres.

“Quedamos sorprendidos” con la decisión del gobierno, “creemos que tenemos el derecho a conocer los fundamentos de expulsión con el objeto de tener la oportunidad de dar una explicación o corregir los errores cometidos”, acotó.

“Ibis ha venido operando políticamente, se ha dedicado a dividir a las organizaciones indígenas y abusó de la hospitalidad”, justificó la semana pasada el Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, a anunciar la expulsión.

La organización danesa trabaja en programas educativos, gobernabilidad, proyectos productivos y salud, entre ellos uno de prevención y provisión de medicamentos a portadores de VIH en coordinación con el gobierno. Poco más de 76.000 personas se han beneficiado en todo el país de su trabajo.

Ibis también apoya con fondos a otras organizaciones bolivianas algunas de las cuales son críticas del gobierno.

La decisión que precipitó la expulsión es la abierta pugna entre un grupo que respalda al gobierno y otro que lo cuestiona en el Consejo Nacional de Marcas y Ayllus del Qollasuyo, la organización más importante de indígenas del occidente.

Los grupos críticos reciben el respaldo de organizaciones locales que a su vez son financiadas por IBIS, lo que la parecer molestó al gobierno.