Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rusia advierte a Ucrania no usar la fuerza contra pro rusos

Insurgentes pro rusos que se apoderaron de edificios gubernamentales en el este de Ucrania fortalecieron sus posiciones y levantaron nuevas barricadas el martes, pese al anuncio del gobierno de que actuaría para restaurar el orden en la inestable región.

HORLIVKA, Ucrania (AP) — Insurgentes pro rusos que se apoderaron de edificios gubernamentales en el este de Ucrania fortalecieron sus posiciones y levantaron nuevas barricadas el martes, pese al anuncio del gobierno de que actuaría para restaurar el orden en la inestable región.


Publicidad

En Kiev, el presidente en funciones Oleksandr Turchynov anunció una “operación antiterrorista” para erradicar a los separatistas pero se desconocía que hay de diferente en esa medida de la anunciada para el lunes que no tuvo efectos visibles.

Los insurgentes, muchos de ellos armados, continuaron apoderándose de edificios gubernamentales, policiales y administrativos en casi 10 ciudades de la región rusohablante al oriente del país, exigiendo mayor autonomía y más acercamiento en Rusia. El gobierno local ha sido incapaz de controlar a los separatistas, además de que numerosos integrantes de las fuerzas de seguridad han cambiado de bando.

La agitación ocurre luego de que Rusia se anexó la península de Crimea luego de que el presidente pro ruso fuera derrocado tras meses de protestas por parte de ciudadanos simpatizantes de Occidente.

La ciudad de Horlivka, situada cerca de la frontera con Rusia, donde la estación de policía local fue ocupada por separatistas se ha convertido en el principal sitio de manifestaciones en el este de Ucrania, donde al menos nueve ciudades parecen estar controladas por insurgentes.

Afuera de estación de policía un letrero pegado a las paredes hechas con llantas indicaba los productos que necesitan los manifestantes, como cobertores, agua para beber y cinta adhesiva para cubrir las ventanas con cristales rotos.

Anatoly Zhurov, de 53 años, residente de Horlivka, dijo que su objetivo era resistir al gobierno de Kiev.

En un discurso al parlamento Turchynov dijo pocos detalles de la “operación antiterrorista” y sólo anotó que sería llevada a cabo de manera “responsable y balanceada”.

“Los planes de la Federación Rusa fueron y siguen siendo brutales. No sólo quieren la región de Donetsk, sino que quieren que todo el sur y el este de Ucrania esté envuelto en llamas”, dijo Turchynov. El objetivo de la operación es “defender a los ciudadanos de Ucrania, detener el terror y el crimen y acabar con los intentos de destruir nuestro país”, dijo.

Rusia advirtió vigorosamente a Ucrania que no use la fuerza contra los separatistas y amagó con el retiro de Moscú de una conferencia internacional dedicada al análisis de la crisis ucraniana programada para el jueves.

“Si se usa la fuerza en el sureste de Ucrania las posibilidades de que se realice esta reunión serían reducidas”, dijo el ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov el martes en conferencia de prensa tras reunirse con el ministro de Exteriores chino Wang Yi.

En Kiev dos políticos pro rusos fueron atacados por activistas proclives a Occidente. Oleh Tsaryov, un legislador y candidato en las elecciones presidenciales del 25 de mayo, fue golpeado por decenas de activistas el martes por la mañana cuando salía de un estudio de televisión.

Otro simpatizante de Rusia y contendiente en las elecciones, Mijaíl Dobkin, fue rociado con desinfectante verde y se le lanzó harina el lunes.