Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Insulza defiende a la CIDH y rechaza cambio de sede

Asunción, 2 jun (EFE).- El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, defendió hoy que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) opere con “plena autonomía”, frente a una propuesta de reforma que otorgaría más control a los gobiernos.

Ecuador es el principal partidario de los cambios, para lo que cuenta con el apoyo de otros países de la región.

“Soy profundamente partidario de la plena autonomía del Sistema Interamericano de los Derechos Humanos, de la Comisión y su Corte y, creo que efectivamente se vulnera la imagen el órgano central de la OEA, donde ha tenido sus mayores éxitos a lo largo de su historia”, manifestó Insulza.

El exministro chileno hizo sus comentarios en un encuentro con organizaciones no gubernamentales la víspera de la inauguración de la 44 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que tendrá lugar desde este martes hasta el jueves en Paraguay.

La Comisión, que es un órgano autónomo de la OEA, se ocupa de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano, y sus críticas a los gobiernos en esta área han provocado el rechazo de algunos de ellos.

Venezuela, por ejemplo, acusa a la CIDH de estar “parcializada” en su contra, mientras que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, la considera que está dominada por los países “hegemónicos”.

Entre las propuestas de Ecuador está el traslado de la sede de la CIDH de Washington, con el argumento de que Estados Unidos no ha firmado la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Eso le exime de la jurisdicción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), pero no de la CIDH, que de hecho ha criticado a EE.UU. por la aplicación de la pena de muerte y la detención indefinida de sospechosos de terrorismo en Guantánamo, por ejemplo.

“¿Qué es esta historia de que la Comisión no puede funcionar si no en un estado miembro? El país donde está es un Estado miembro”, dijo Insulza.

El secretario general dijo que el cambio de sede de la CIDH requeriría modificar la Convención Interamericana de Derechos Humanos y la Carta de la OEA.

“Eso es un camino inconducente, porque todos sabemos que no va a ocurrir”, añadió.

Insulza explicó que la secretaría de la CIDH “es la secretaría general de la OEA“, por lo que cambiar la sede de la primera implicaría trasladar la sede de la segunda.

“La pregunta es qué sentido tiene eso y sobre todo si un debate interminable sobre esto fortalece o debilita a la Comisión de Derechos Humanos”, dijo.

La propuesta de Ecuador también contempla que los gobiernos tengan la última palabra en el programa de trabajo y la asignación de recursos de la CIDH a sus diferentes áreas, algo que ese ente ahora decide de forma independiente.

En el foro de este lunes de Insulza con la sociedad civil, que duró varias horas, los participantes pidieron que los cancilleres de las Américas traten en la Asamblea una variedad de temas, desde los derechos de los pueblos indígenas, hasta la situación en Venezuela, o la discriminación contra los afrodescendientes.

Sin embargo, el asunto que levantó más pasiones fueron los derechos de los homosexuales.

En el debate, representantes de grupos conservadores pidieron a la OEA no promover “la ideología de género” y consolidar los valores de la familia.

Esas asociaciones se oponen a una resolución que se tratará en la Asamblea a iniciativa de Brasil que condena la violencia contra las personas homosexuales y exhorta a los Estados a que adopten políticas contra la discriminación.

Insulza aclaró que “nadie quiere imponerle nada a nadie” y pidió “respetar los derechos de todos”.

El Gobierno de Paraguay ha indicado que no apoyará la resolución porque está en contra del matrimonio entre homosexuales.

El canciller paraguayo, Eladio Loizaga, aseguró este lunes que su Gobierno no ve “ninguna homofobia” en su país, una declaración que provocó la crítica de las ONG defensoras de los derechos de los homosexuales.

“Mi país me ha expulsado de todas las políticas públicas, yo tengo familia también y vida, y nadie lucha por mi vida y mi familia”, dijo Iván Rotela, representante de la ONG paraguaya Panambi. EFE


Publicidad