Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Berlín dispuesto a ayudar con armas a los kurdos rompiendo tabú histórico

Berlín, 20 ago (EFE).- El gobierno alemán ha declarado hoy su disposición a ayudar a los kurdos en el norte de Irak con material militar que les ayude a defenderse de los yihadistas, dejando de lado el tabú histórico de no enviar armas a zonas de conflicto.


Publicidad

“Hay situaciones en las uno también puede pecar por omisión”, dijo hoy el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, en una comparecencia ante la prensa junto con la titular de Defensa, Úrsula von der Leyen.

Las palabras de Steinmeier recogen una preocupación que existe en el país desde la caída del telón de acero, cuando Alemania empezó a implicarse progresivamente en conflictos internacionales y a alejarse de su pacifismo de postguerra.

Tras el fin de la II Guerra Mundial en 1945 la voluntad inicial de los aliados fue que la nueva Alemania fuese un estado sin ejército.

Sin embargo, tras el inicio de la guerra fría -y la fundación de los dos estados alemanes en 1949- los aliados occidentales empezaron a ver a la nueva República Federal Alemania (RFA) como un aliado clave en su confrontación con el bloque soviético.

En 1955 vino la creación del ejército federal (Bundeswehr), definido como un “ejército del parlamento” y formado por “ciudadanos en uniforme”.

Las funciones del Bundeswehr se definieron desde el comienzo como estrictamente defensivas y, hasta 1990, estaba descartada por ley toda participación por fuera de las fronteras de la OTAN.

Paralelamente, partiendo de la experiencia traumática de las dos guerras mundiales, en una parte importante de la población se creó una actitud básica de rechazo a la guerra que en algunos casos desembocaba en un pacifismo radical, que rechazaba incluso la sola existencia del Bundeswehr.

“Nunca más guerra”, era el lema de los pacifistas, algunos de los cuales terminarían en el partido Los Verdes, y no se daban por satisfechos con normas como la que prohibía el envío de armas a regiones en conflictos.

En 1990, tras la reunificación y la desaparición de la amenaza comunista, se inició un debate acerca de las nuevas funciones del Bundeswehr.

El gobierno de la época, presidido por Helmut Kohl, abrió la posibilidad de participar en misiones con mandato de la ONU, contra la resistencia inicial del Partido Socialdemócrata (SPD) y de Los Verdes.

El argumento de Kohl era que Alemania tenía que asumir sus responsabilidades internacionales, también en el terreno militar.

Curiosamente, la primera vez que Alemania participó activamente en una operación militar fue en 1999, en la guerra del Kosovo y durante el gobierno de coalición entre el SPD y Los Verdes, presidido por Gerhard Schröder, que para el momento habían cambiado de posición al respecto.

“La conclusión que debemos sacar de la época nazi no es nunca más guerra sino nunca más Auschwitz”, dijo el ministro de Exteriores de la época, Joschka Fischer.

Fischer, que pertenecía a Los Verdes, tuvo que enfrentarse en su momento al ala pacifista de su partido. La guerra de Kosovo, sin mandato de la ONU, fue definida en su momento como “intervención humanitaria.

Más tarde, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, vino la amplia participación alemana en diversas misiones enmarcadas dentro de la llamada guerra contra el terror en la que Schröder le había ofrecido al entonces presidente de EEUU George Bush su “solidaridad incondicional”.

Sin embargo, cuando empezaron los preparativos para la guerra de Irak, Schröder se desmarcó de esa postura inicial y dijo tajantamente que Alemania no iba a participar en una “aventura sin sentido”.

El apoyo que recibió Schröder de la población por su rechazo a la guerra de Irak -y que a la postre le valió la reelección- mostró que el germen pacifista seguía vivo.

Sin embargo, revelaciones posteriores han mostrado que Alemania no estuvo tan apartada de la guerra de Irak como inicialmente se pretendió y que apoyó a los aliados, al menos con informaciones de sus servicios de inteligencia.

La situación actual en Irak, con los yihadistas avanzando y los kurdos pidiendo armas para defenderse, han llevado a que Alemania se muestre dispuesta a saltar sobre su propia sombra. EFE

El Kurdistan se encuentra luchando en Irak defendiendo a las minorias religiosas.

El Kurdistan se encuentra luchando en Irak defendiendo a las minorias religiosas.