Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Capacidad de los servicios secretos de EE.UU. en entredicho por los yihadistas

Washington, 29 sep (EFE).- La capacidad de los servicios de inteligencia estadounidenses de saber qué ocurre en Oriente Medio vuelve a estar en entredicho después de que el presidente Barack Obama admitiera que el fortalecimiento del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria les tomó por sorpresa.


Publicidad

La Casa Blanca rechazó hoy que el presidente quisiera culpar a los servicios de inteligencia después de que indicara en una entrevista con “60 Minutes” en CBS emitida el domingo que “subestimaron” la amenaza que suponía el EI y sobrevaloraron la capacidad de las fuerzas de seguridad iraquíes.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró que el presidente “confía” en los profesionales que le informan sobre lo que sucede en el terreno y “su consejo y la información de inteligencia ha sido fundamental para el éxito” que han “tenido hasta ahora combatiendo la amenaza del EI”.

Earnest aseguró que conocían la amenaza que suponía el EI pero “todos” evaluaron mal la capacidad del Ejército iraquí de luchar y el éxito con el que el grupo yihadista se haría con territorio en Irak y Siria “fue una sorpresa”.

El director de Inteligencia Nacional, James Clapper, dijo en unas declaraciones al Washington Post este mes que sus analistas habían informado de la “destreza y capacidad” del grupo.

Sin embargo, reconoció que al igual que le sucedió a Estados Unidos en la guerra de Vietnam con el Vietcong, “subestimaron” la capacidad del EI y “sobrevaloraron” la de las tropas iraquíes.

“No fuimos capaces de predecir su voluntad de luchar, lo que es un imponderable”, dijo.

Pero los comentarios de Obama han elevado las criticas de algunos analistas y senadores como el veterano republicano John McCain, que dijo estar “desconcertado” por las declaraciones del mandatario puesto que en distintas audiencias en el Congreso durante “más de un año” se había advertido del peligro de la expansión del EI en Siria.

Para el analista Nick Zahn, del centro Heritage Foundation, los servicios de inteligencia se han convertido en un “chivo expiatorio” y consideró que “es un problema si la Casa Blanca no está prestando atención al desarrollo de las amenazas y no las aborda adecuadamente en el momento oportuno”.

“La inteligencia es algo muy difícil. Es más un arte que una ciencia”, dijo por su parte el secretario de prensa del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, en una entrevista en MSNBC, y aseguró que es algo que se va construyendo con el tiempo pero “nunca es una imagen perfecta”.

Kirby indicó que desde el Pentágono han “estado vigilando el desarrollo de este grupo desde hace tiempo” y preguntado sobre si avisaron a la Casa Blanca y esta no escuchó sus advertencias señaló que “todo el mundo era consciente de su crecimiento y desarrollo”.

“Lo que nos sorprendió, sin duda, desde una perspectiva militar fue la rapidez con que se desplazaron hacia Mosul durante el verano, la rapidez con la que se hizo el avance hacia el norte, así como la forma en la que cuatro o cinco divisiones iraquíes se esfumaron”.

El Pentágono sabía “que las fuerzas de seguridad iraquíes no mantenían las mismas capacidades que cuando nos fuimos en 2011”, reconoció el portavoz.

Pero lo que les desconcertó fue la “rapidez” con la que algunas de esas divisiones “simplemente se fueron y entregaron sus armas” a los militantes del Estado Islámico.

Altos funcionarios y militares, que hablaron en condición de anonimato con el Washington Post, indicaron el mes pasado que la capacidad de estadounidense estaba limitada por algunas lagunas de inteligencia en Siria.

Las agencias de inteligencia han expandido sus esfuerzos para recabar información en este país, sumido en una guerra civil desde hace tres años y a cuyo Gobierno se opone EE.UU., donde han comenzado los vuelos con aviones no tripulados (drones).

El diario apunta que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) está ampliando su red de informantes en Siria con el reclutamiento de miembros de los rebeldes de la oposición a los que ha entrenado durante los últimos dos años en una base en Jordania, según las mismas fuentes.

Además, señalan que las capacidades de la CIA se vieron mermadas tras el cierre de la embajada de EE.UU en Damasco en febrero de 2012. EFE