Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Arrestan a un joven en EEUU que supuestamente se iba a unir al Estado Islámico

El Estado Islámico desfilando en Raqqa.

El FBI arrestó a un joven estadounidense que iba a viajar al extranjero, supuestamente para unirse al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que opera en una franja de territorio de Irak y Siria, informó este lunes el Departamento de Justicia.


Publicidad

El sospechoso, identificado como Mohammed Hamzah Khan, de 19 años, fue detenido “sin incidentes” el 4 de octubre en el aeropuerto internacional O’Hare, en Chicago (Illinois), cuando se disponía a viajar a Viena rumbo a Estambul (Turquía).

Khan ha sido acusado de intentar dar apoyo material a una organización terrorista extranjera, en una demanda penal presentada hoy ante un tribunal federal.

Agentes del FBI interrogaron en el aeropuerto durante tres horas al sospechoso, que indicó que había conocido a una persona en internet que le dio el teléfono de otra en Estambul que, a su vez, le iba a llevar a un área dominada por el EI.

Khan tenía previsto permanecer en el territorio donde opera el EI y su objetivo era estar involucrado en algún tipo de “servicio público”, como trabajo humanitario, o también en algún puesto de combate.

Según el documento enviado a la corte, el detenido compró un billete de avión el 26 de septiembre para viajar de Chicago a Estambul, con salida el sábado y con regreso el 8 de octubre.

Mientras Khan pasaba por los procesos de seguridad en el aeropuerto, los agentes federales registraron su vivienda y recuperaron varias cartas y documentos, aparentemente escritos por él o por otras personas, en los que expresaban su apoyo al EI.

Los agentes encontraron en su habitación una carta de tres folios dirigida a sus padres, en la que les explica el motivo de su viaje y les pide que no se pongan en contacto con las autoridades.

“Mis queridos padres, hay una serie de razones por las que viajo a la tierra bendita de Siria y dejo mi hogar”, encabeza la carta el joven, según el documento.

El detenido, que dice estar disgustado por tener que pagar impuestos que son utilizados para matar “hermanos y hermanas musulmanas”, invita a su familia a “emigrar” hacia el “Estado Islámico”.

“Somos testigos -señala- de que las sociedades occidentales se están volviendo cada día más inmorales. No quiero que mis hijos sean expuestos a una suciedad como esta”.

En un área común de la vivienda, hallaron una libreta con anotaciones manuscritas en inglés y en árabe con detalles del viaje, incluido el dibujo de un mapa con flechas entre Estados Unidos y el noroeste de Turquía, y otra flecha que parece apuntar a la frontera entre Turquía y Siria o Irak.

En la libreta, había referencias a lo que los investigadores creen que son las localidades turcas de Eskishehir, Konya y Adana, y un listado de cuatro personas con los que supuestamente iba a ponerse en contacto.

En otra de las páginas, menciona el nombre de Abu Bakr Al Baghdadi y en árabe “El Estado Islámico en Irak y el Levante. Aquí para estar. Somos los leones de la guerra (ininteligible). Mi nación, el amanecer ha comenzado”.

También hay dibujos de la bandera que ha sido asociada con el EI, y otro en el que aparece un combatiente sosteniendo la enseña y en la parte superior e inferior está escrito en árabe la leyenda “ven a la yihad”.

En el vehículo de sus padres, que utilizaba para ir a la escuela y al trabajo, también encontraron otra libreta con símbolos y palabras en árabe que hacían referencia al Estado Islámico en Irak y el Levante, Al Qaeda en el Levante, Resistencia Siria, la bandera del EI y de otros grupos designados como terroristas.

El acusado permanecerá bajo custodia hasta que tenga lugar la audiencia previa en la que se determinará si se establece una fianza para su libertad condicional, que se celebrará el jueves a las 10h30 hora local de Chicago (18h00 GMT).

El intento de dar apoyo a una organización terrorista conlleva una pena máxima de 15 años de prisión y una multa de 250.000 dólares. EFE