Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tras el triunfo europeísta en Kiev, rebeldes preparan sus propias elecciones

KIEV (UCRANIA) 20/10/2014.- Sombras de soldados son fotografiadas sosteniendo una bandera mientras hacen guardia ante el Parlamento en Kiev (Ucrania), lunes 20 de octubre de 2014. Hoy se celebra una sesión en el Parlamento ucraniano para aprovar diversas leyes antes de las elecciones del próximo 26 de octubre. EFE/Sergey Dolzhenko

Kiev, 28 oct (EFE).- Mientras los resultados oficiales de las elecciones legislativas celebradas el domingo en Ucrania confirman el triunfo de los partidos europeístas, los separatistas prorrusos del sureste del país se preparan para celebrar el 2 de noviembre sus propios comicios, no reconocidos por Kiev.


Publicidad

Con más del 90 % de los votos escrutados, las legislativas ucranianas arrojan una victoria del Frente Popular, la formación del primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, y del bloque del presidente Petró Poroshenko, con el 22,16 % y el 21,77 %, respectivamente.

Según los datos ofrecidos por la Comisión Electoral, el tercer lugar lo mantiene la también europeísta formación Autoayuda de Andréi Sadovi, alcalde de Lvov, la principal ciudad del oeste de Ucrania, con el 10,96 %.

Con el recuento casi finalizado, se confirma también el inesperado buen resultado del Bloque Opositor, creado por antiguos miembros del desmantelado Partido de las Regiones del derrocado presidente Víktor Yanukóvich, que obtiene el 9,36 % de los votos, mucho más de lo que le daban las encuestas.

Los principales dirigentes ucranianos llegados al poder tras la revuelta del Maidán, Yatseniuk y Poroshenko, comenzaron ya ayer las negociaciones para crear una coalición parlamentaria y de Gobierno que les permita llevar adelante un ambicioso programa de reformas.

A la coalición podrían sumarse Sadovi y la ex primera ministra Yulia Timoshenko, cuyo partido Batkivschina obtuvo el 5,7 %, aunque una fuente de éste señaló hoy que aún no han sido invitados a las consultas.

Mientras se conocen los resultados finales y se avanza en las negociaciones de coalición, los líderes de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk preparan las elecciones locales del 2 de noviembre, una cita que ya es un nuevo motivo de tensión entre Kiev y Moscú, acusada por las autoridades ucranianas y por Occidente de ayudar con armas y fondos a los rebeldes.

El presidente Poroshenko advirtió hoy de que esos comicios, ilegales para Kiev, minarán el proceso de paz abierto con las regiones rebeldes.

“La posición del presidente respecto a las pseudoelecciones que los terroristas van a llevar a cabo y que nunca serán reconocidas por el mundo civilizado, anunciadas por las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, es que ponen todo el proceso de paz en riesgo”, señaló el portavoz de Poroshenko, Sviatoslav Tsegolko, en su página de Facebook.

Agregó que esos comicios “no sólo no tienen nada que ver con el protocolo de Minsk del 5 de septiembre (cuando se firmó un alto el fuego entre los rebeldes prorrusos y Kiev) sino que contradicen totalmente su letra y su espíritu”.

Según el memorando firmado en la capital de Bielorrusia, por el que se estableció un alto el fuego en los combates que desde abril han causado cerca de 4.000 muertos, se convocaban elecciones locales para el 7 de diciembre en las dos regiones rebeldes, con el fin de elegir a sus órganos de poder.

Los insurgentes respondieron rechazando esa opción y convocaron sus propios comicios para el 2 de noviembre, además de no participar en las elecciones legislativas ucranianas que se celebraron el pasado domingo en todo el país.

Rusia, sin embargo, ya ha anunciado que reconocerá los resultados de las elecciones de Donetsk y Lugansk.

“Esperamos que las elecciones se celebren como se había acordado y por supuesto nosotros reconoceremos sus resultados”, dijo hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

También manifestó su esperanza de que “la manifestación de la voluntad será libre y no habrá intentos de frustrarla”.

Rusia y los autoproclamados dirigentes secesionistas entienden que estas elecciones para elegir los parlamentos regionales y a sus líderes forman parte de los acuerdos de Minsk para el arreglo del conflicto en el este.

En la nueva Rada Suprema (Legislativo) ucraniana entrará también, como quinta fuerza política, el Partido Radical, del populista Oleg Liashkó, partidario de más mano dura con los sublevados prorrusos en el Donbass, la cuenca minera de Donetsk y Lugansk, con el 7,46 % de los votos. EFE