Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cristina Fernández con reposo por diez días

(AP foto/Victor R. Caivano, Archivo)

Buenos Aires (AP) — La presidenta Cristina Fernández, internada desde hace cuatro días por un cuadro de sigmoiditis, deberá guardar reposo por diez días para continuar con el tratamiento una vez que reciba el alta, informó el miércoles un parte médico.


Publicidad

La mandataria, de 61 años, “se encuentra estable, cumpliendo tratamiento sintomático” en el Sanatorio Otamendi de Buenos Aires, dijo el nuevo informe de la unidad médica presidencial difundido a la prensa.

No obstante, los médicos de Fernández adelantaron que “posterior al alta de internación, que se otorgará oportunamente, la presidenta deberá mantener reposo con control evolutivo en la residencia presidencial de Olivos”, suburbio al norte de Buenos Aires.

Agregaron que la mandataria no podrá “realizar desplazamientos inicialmente y como mínimo por diez días”, por lo cual no asistirá a la próxima cumbre del G20 en Brisbane.

En su lugar viajarán el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el canciller Héctor Timerman.

La presidenta ingresó el domingo por la tarde a la clínica con lo que se describió como un cuadro febril infeccioso con presencia de bacterias en la sangre. Luego el equipo médico presidencial confirmó que la paciente sufría una sigmoiditis que consiste en una infección del colon.

Este nuevo episodio de su salud la obligó a suspender la visita que la presidenta chilena Michelle Bachelet tenía previsto realizar este martes a Buenos Aires para conmemorar los 30 años de la firma del Tratado de Paz entre Argentina y Chile.

Y ahora tampoco asistirá a la cumbre del G-20, en la que Fernández adelantó que tenía previsto plantearle en persona al presidente Barack Obama la disconformidad por la designación al frente del un comité asesor de una de las líderes de un grupo de presión que lleva adelante una campaña contra Argentina por el default de su deuda en 2001.

A lo largo de sus siete años de mandato, la presidenta ha sufrido distintos problemas de salud, desde repetidos episodios de hipertensión hasta dos intervenciones quirúrgicas. A principios de 2012 le extrajeron la glándula tiroides y en octubre de 2013 le extrajeron un hematoma craneal causado por una caída de la que no se ofrecieron detalles.

En julio de este año Fernández permaneció una semana en silencio debido a una faringolaringitis cuyo origen nunca se especificó.