Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Monseñor Paul Richard Gallagher, nuevo ministro de Exteriores del Vaticano

Monseñor Paul Richard Gallagher, en foto de mayo de 2012, publicado en el blog de la diócesis de Chimaltenango, en Guatemala.

Ciudad del Vaticano, 8 nov (EFE).- El papa Francisco ha nombrado nuevo secretario para las Relaciones con los Estados al británico monseñor Paul Richard Gallagher, que sustituirá en el cargo a Dominique Mamberti, “ministro de Exteriores vaticano” durante los últimos 8 años.


Publicidad

Gallagher, de 60 años, era hasta ahora nuncio apostólico en Australia.

Según Radio Vaticano, Gallagher nació en Liverpool el 23 de enero de 1954 y durante su carrera en el seno de la Iglesia ha prestado sus servicios en los cinco continentes.

Ha trabajado para las nunciaturas de Tanzania, Uruguay y Filipinas y en el año 2000 fue nombrado observador permanente en el Consejo de Europa.

Su nombramiento como nuncio apostólico se produjo en el año 2004, cuando fue elegido para este cargo en el estado centroafricano de Burundi.

En 2009 fue nombrado nuncio en Guatemala, cargo que dejó en 2012 para desempeñar la misma labor en Australia.

Este cambio en el organigrama de la secretaría de Estado vaticano se produce un año después de que el papa nombrara “primer ministro” del Vaticano (Secretario de Estado) a Pietro Parolín, en sustitución de Tarcisio Bertone, salpicado por el escándalo de las filtraciones de los documentos vaticanos, en los que se le acusaba de mala gestión.

De acuerdo al comunicado remitido hoy por la Santa Sede, Mamberti, arzobispo titular de Sagona, ha sido nombrado prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, el más alto tribunal de la Iglesia Católica.

Sucederá al cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, a quien el papa ha concedido el título honorífico de patrono de la Soberana Orden Militar de Malta.

Precisamente Burke destacó durante el pasado Sínodo Extraordinario sobre la Familia como una de las voces más conservadoras, al criticar las propuestas de apertura de algunos de los participantes, sobre todo en relación con la comunión a los divorciados.

Además dijo esperar que el papa se pronunciara a favor “de la continuidad con las enseñanzas que la Iglesia ha dado durante toda su historia, porque son enseñanzas que no han cambiado nunca y no deben cambiar”. EFE