Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Enviado de la ONU a Siria pide una tregua en Alepo

En esta imagen publicada por la agencia oficial siria de noticias SANA, el enviado especial de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, habla durante una conferencia de prensa en Damasco, Siria, el martes 11 de noviembre de 2014. El enviado ha pedido una tregua en la norteña ciudad de Alepo como parte de una solución amplia a la violenta guerra civil en el país. (Foto AP/SANA)

Líbano (AP) — Una de las pocas ideas nuevas para poner fin a la guerra civil en Siria ha comenzado a ganar tracción: negociar acuerdos de cese al fuego locales para tratar de restar fuerza a los violentos frentes de guerra en todo el país, sin abordar los temas fundamentales del conflicto entre el gobierno del presidente Bashar Assad y los rebeldes.


Publicidad

El enviado de las Naciones Unidas a Siria pidió el martes una tregua progresiva en la norteña ciudad de Alepo como base para una resolución más amplia, idea que Assad consideró “vale la pena estudiar”.

La arremetida del grupo Estado Islámico ha dado más urgencia a la necesidad de encontrar alguna solución al conflicto, que comenzó hace casi cuatro años. Pero lograr treguas en pequeña escala en el fragmentado país, donde además hay numerosas y divididas fuerzas de combate, pudiera ser casi imposible.

Staffan de Mistura es el tercer enviado de la ONU para tratar de mediar una solución a la guerra civil en Siria. Iniciativas de paz anteriores e intentos de cese al fuego negociados por Kofi Annan y Lakhdar Brahimi, veteranos diplomáticos de la ONU, no llegaron a nada, incluido el breve despliegue de una misión de monitoreo del organismo mundial y dos rondas de conversaciones de paz en Ginebra anteriormente este año, que tenían por fin analizar una transición política.

Desde entonces, la situación se ha vuelto mucho más compleja, con el aumento de la influencia de grupos extremistas como el Estado Islámico y el Frente Nusra, vinculado con al-Qaida, así como los ataques aéreos de Estados Unidos contra milicianos.

De Mistura sugirió el martes “congelar” el conflicto, comenzando por Alepo, la última metrópolis donde los rebeldes que luchan por derrocar a Assad controlan grandes áreas.

“Eso significa detener los combates. Nadie se mueve de donde está”, dijo el enviado de la ONU en una conferencia de prensa en la capital siria de Damasco. Esto no sería un sustituto de una solución política, pero pudiera convertirse en el comienzo de algo que lleve a un proceso político en el futuro, señaló De Mistura.

Activistas de oposición dijeron que las treguas locales sólo ayudarían a Assad a menos que formen parte de una solución política integral a una guerra que ha dejado unos 200.000 muertos y obligado a millones a desplazarse desde marzo de 2011.

“Las treguas sin una visión clara de una solución política completa y general darán al régimen tiempo para reagruparse y organizarse con el fin de seguir cometiendo crímenes contra el pueblo sirio”, dijo Hadi Bahra, jefe de la Coalición Nacional Siria, respaldada por Occidente.