Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

FARC confirman que mantienen secuestrado a general en el noroeste de Colombia

BOGOTÁ (COLOMBIA), 17/11/2014.- Fotografía sin fechar del brigadier general Rubén Darío Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Titán, secuestrado en el departamento del Chocó por las FARC cuando visitaba vestido de civil Las Mercedes, un remoto caserío a quince kilómetros de Quibdó, capital del Chocó (oeste), según confirmó en una rueda de prensa el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció la suspensión del ciclo de diálogos con la guerrilla de las FARC que debía comenzar este martes en La Habana, a raíz del secuestro de un general del Ejército y otras dos personas en el departamento del Chocó, hecho que calificó de "inaceptable". EFE

Bogotá, 18 nov (EFE).- Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) confirmaron hoy que tienen en su poder al general Rubén Darío Alzate y a dos acompañantes, los cuales fueron secuestrados este domingo en el noroeste de Colombia.


Publicidad

En un comunicado del Bloque Iván Ríos, la guerrilla explicó que, “en ejercicio de sus tareas de seguridad”, interceptó en un retén móvil a Alzate, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego en la remota localidad de Las Mercedes, en el departamento del Chocó (noroeste de Colombia).

“Una vez identificados plenamente, pese a vestir ropas civiles, los tres fueron capturados por nuestras unidades, en razón a que se trata de personal militar enemigo, que se mueve en ejercicio de sus funciones, en área de operaciones de guerra”, sostienen las FARC.

Por este secuestro el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó el lunes la suspensión de los diálogos de paz en Cuba, que mañana cumplirán dos años de iniciados.

La guerrilla indicó además que por su responsabilidad como comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán, “son grandes las cuentas pendientes del general Alzate con la justicia popular” y que “seguramente su caso amerita un detenido examen en el que habrá que balancear muchas cosas”.

No obstante, aseguraron respetar “la vida e integridad física y moral de nuestros prisioneros” y dijeron estar “plenamente dispuestos a garantizarlo hasta donde nos sea permitido por la ira estatal”.

El comunicado añade que cualquier decisión sobre el destino de los secuestrados está subordinada “a las decisiones que adopten las instancias superiores de las FARC-EP“.

En su comunicación, el Bloque Iván Ríos recordó que las operaciones militares contra la guerrilla se mantienen en todo el país, y aseguraron que buscan la paz.

Asimismo, reiteraron que “sin cese bilateral de fuego, las que el presidente (santos) llama reglas del juego, no pueden operar solo para las fuerzas del Estado”, en referencia a la continuidad de los enfrentamientos entre las partes.

Horas antes del comunicado, el equipo de negociadores de las FARC convocó a una rueda de prensa en La Habana en la que señaló no poder confirmar si el general estaba en poder de guerrilleros de la organización. EFE