Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Salvador: condenan a pandillero a 108 años de cárcel

Foto por: eltiempolatino.com

El Salvador (AP) — Un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS-13) fue condenado el martes a más de 108 años de cárcel como autor directo de cinco homicidios perpetrados entre los años 2011 y 2012 en diferentes zonas de un pequeño municipio del oriente del país.


Publicidad

La Unidad de Vida de la Fiscalía General de la República informó que el pandillero Julio César Sorto Muñoz, alías “Tiger”, formaba parte de una estructura de pandillas identificada como “Cabañas Locos Salvatruchos”, que operaban en la zona del municipio de El Transito, departamento de San Miguel a 125 kilómetros al este de la capital.

Al “Tiger” lo encontraron responsable de los homicidios de Luis Castillo Amaya y Luis Enrique Castillo Menjivar, acribillados a tiros el 26 de diciembre de 2012, cuando se encontraban en una funeraria en El Transito. Además asesinó a su mujer, identificada como Cecilia Elizabeth Rivera Crespo, quien además era integrante de la Mara Salvatrucha, a quien le ocasionó múltiples lesiones con un machete, el 19 de diciembre de 2011.

También participó directamente en el asesinato del pandillero del Barrio 18, Carlos Alberto Rivera, quien recibió múltiples disparos de arma de fuego y también asesinó al pandillero de la Mara Salvatrucha, Jorge Antonio campos.

La sentencia del Juzgado Especializado de Sentencia de San Miguel, señala que el pandillero purgará una pena de prisión de 108 años y cuatro meses.

Según las autoridades, los pandilleros están involucrados en la mayoría de crímenes que se cometen en el país. El 70% de los homicidios se atribuye a las pandillas y un 49% de las víctimas corresponde a miembros de esas estructuras criminales.

Según los registros de la policía, en 2012 se contabilizaron 2.543 homicidios, y en 2013 hubo 2.492 muertes violentas.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 70.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 están presos.