Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cristina Fernández reaparece en un acto público

La presidenta argentina Cristina Fernández. (AP foto/Natacha Pisarenko)

Buenos Aires (AP) — La presidenta Cristina Fernández reapareció el martes en un acto público tras 23 días de ausencia por una infección del colon y advirtió que no se dejará extorsionar por los fondos de inversión estadounidense que demandaron al país por la deuda ni por un juez que la investiga por irregularidades en una de sus empresas.


Publicidad

“A esta presidenta ningún buitre financiero ni carancho judicial la va a extorsionar en contra de los intereses de los argentinos”, dijo Fernández.

“Estamos retornando de nuestras vacaciones anuales”, ironizó la presidenta en el acto de cierre de la 62 convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción en un hotel céntrico en Buenos Aires.

Fernández, de 61 años, fue hospitalizada el domingo 2 de noviembre con un cuadro febril infeccioso, que luego se confirmó respondía a una sigmoiditis, que consiste en una infección del colon. Muchos especialistas atribuyen esta patología al estrés.

“Vieron que últimamente tomo vacaciones, en el 2012 en la Austral, en el 2013 en la Favaloro, y ahora en la Otamendi”, agregó Fernández en referencia a los distintos centros de salud privados en los que estuvo internada en los últimos años por distintas convalecencias.

La presidenta estuvo internada durante una semana en una clínica privada de Buenos Aires, bajo tratamiento sintomático y de antibióticos por vía endovenosa. Tras el alta hospitalaria, guardó reposo en la residencia presidencial de Olivos, suburbio al norte de la capital.

Su reaparición había generado expectativa luego de que el jueves un juez federal había ordenado el allanamiento de una empresa de la cual la presidenta es accionista por supuestas irregularidades en la presentación de balances e información fiscal.

En respuesta, el gobierno denunció un “golpismo activo” del Poder Judicial y lanzó duras acusaciones contra el juez del caso, Claudio Bonadío, al que tildó de “extorsionador” por investigar a la presidenta por una “falta administrativa”.

En su discurso, Fernández se mantuvo en la misma línea, aunque no hizo referencia directa al magistrado como sí lo hizo contra los fondos de inversión estadounidenses, a los que llama “fondos buitre”, que demandaron al país en una corte de Estados Unidos por los títulos impagos desde el default de 2001.

El fondo encabezado por el magnate Paul Singer inició una investigación en Estados Unidos para detectar supuestas empresas fantasma ligadas a la presidenta y su entorno y que puedan ser objeto de embargos.

Fernández dijo que como parte de esa pesquisa se habrían detectado “123 presuntas cuentas que se adjudicaban no sé a quién…tengo la intuición que (los fondos estadounidenses) fueron a buscar nombres pero se encontraron con otros que no quieren dar a conocer”.

Señaló que su gobierno tiene “mucho interés de resolver el tema externo…Es muy importante ponerse de acuerdo con todos, llegar a un acuerdo con 100 por ciento de nuestros acreedores”.

En lo que va del año, Fernández acumula casi un mes de convalecencia por distintas afecciones, desde faringitis hasta un esguince de tobillo.