Ecuador. Lunes 5 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tabaré Vázquez se encamina a la presidencia uruguaya

El candidato presidencial del izquierdista Frente Amplio Tabaré Vázquez abraza a su esposa María Auxiliadora Delgado mientras saluda a sus simpatizantes en Montevideo, Uruguay, el domingo 26 de octubre de 2014. (AP foto/Matilde Campodonico)

Montevideo, 30 nov (EFE).- El expresidente Tabaré Vázquez se encamina a ser elegido hoy para un nuevo mandato en la segunda vuelta de las elecciones uruguayas que salvo un milagro parece estar definida de antemano.

Publicidad

El candidato de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio (FA) tiene, según todas las encuestas, una amplia ventaja en la intención de voto (53 % frente a 38 %) sobre el aspirante del Partido Nacional (PN) o “Blanco” Luis Lacalle Pou, a quien también supera en experiencia política y en tres décadas de edad.

La suerte de las elecciones uruguayas y el camino para un tercer mandato consecutivo de la izquierda pareció quedar sellada en la primera vuelta del pasado 26 de octubre cuando el FA obtuvo el 47,9 de los votos, arañó ganar la presidencia de manera directa y, contra todo pronóstico, retuvo la mayoría en la Cámara de Diputados (50 sobre 99).

El PN apenas llegó al 30,9 y pese a que luego Lacalle Pou recibió el apoyo explícito del Partido Colorado, el otro tradicional y que sumó el 12,9 % en la primera vuelta, se quedó sin margen a donde apelar para tratar de desplazar a la izquierda del poder.

Así, según coinciden los analistas, el balotaje se ha convertido en un “trámite” y la sorpresa podría pasar por una ventaja de Vázquez aún mayor de la que se pronostica.

Para completar un panorama de viento a favor para el FA en la semana que finaliza se conoció la última encuesta de opinión de los uruguayos sobre la gestión del presidente José Mujica que goza de un 65 % de respaldo.

A Mujica, que recibió el mando presidencial de Vázquez el 1 de marzo de 2010 y está impedido por la Constitución de presentarse a la reelección directa, se le atribuye buena parte del éxito del FA en la primera vuelta.

Aunque Uruguay atraviesa problemas de seguridad pública y educación que las propias autoridades admiten, los buenos número económicos pesaron más en la población a la hora de emitir el voto.

Un total de 2,6 millones de uruguayos están habilitados para votar en los 6.948 circuitos distribuidos en todo el país.

Las elecciones son con voto obligatorio y miles de uruguayos radicados en el exterior, la mayoría de ellos en Argentina, retornan a su país para sufragar debido a la ausencia de voto a distancia o consular.

No hay límite de edad que exonere la obligación de votar y quienes no asistan a las urnas enfrentan una multa de 750 pesos (unos 30 dólares).

La jornada puede resultar complicada debido a que el Instituto Uruguayo de Meteorología emitió una alerta naranja por la posibilidad de “tormentas fuertes” y “lluvias copiosas” de entre 50 y 100 milímetros en seis horas y “puntualmente superiores” a los 100 milímetros en 24 horas.

Además, se esperan rachas de viento de entre 75 y 120 kilómetros por hora, precipitación de granizo y actividad eléctrica.

En medio de ese panorama poco alentador la Corte Electoral evaluó la posibilidad de solicitar la colaboración de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) para el traslado de urnas en el caso de que algunos ríos y arroyos del interior del país se desborden y bloqueen rutas nacionales y caminos vecinales.

Vázquez anunció que votará a las 08.00 hora local (10.00 GMT) en su barrio natal de La Teja, en Montevideo e inmediatamente después de la apertura de los colegios.

Lacalle Pou lo hará a las 11.30 hora local (13.30 GMT) en la ciudad de Canelones, capital del segundo departamento en importancia del país.

El candidato que obtenga la mayor cantidad de votos será el ganadora sin necesidad de superar ningún porcentaje mínimo de apoyo popular.

El ganador del balotaje recibirá el mando el 1 de marzo de 2015 de manos del presidente José Mujica. EFE

Publicidad