Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rousseff celebra el éxito del lanzamiento del nuevo satélite chino-brasileño

Dilma Rousseff. Foto de Archivo: La República.

Río de Janeiro, 7 dic (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, celebró el éxito del lanzamiento en la madrugada de hoy del CBERS-4, el quinto satélite de vigilancia remota desarrollado por Brasil y China y que ya transmitió sus primeras señales a la Tierra.


Publicidad

“Fue un éxito el lanzamiento del CBERS-4, nuevo satélite chino-brasileño, desde la base de Tayuan en la madrugada de hoy en China“, afirmó la jefe de Estado en un mensaje que publicó en su cuenta de Twitter.

La mandataria agregó que el satélite “ya está operando” y que servirá, entre otras muchas aplicaciones, para vigilar la deforestación de la Amazonía, la mayor selva tropical del mundo.

Según la presidenta, el aparato es fruto de una asociación entre Brasil y China que amplía la cooperación sur-sur debido a que ofrecerá gratuitamente imágenes de satélite para los países de América Latina y África.

El Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), el organismo público brasileño responsable del satélite, informó de que el éxito del proyecto fue confirmado dos horas después de su lanzamiento, cuando el CBERS-4 envió los primeros datos a la Tierra.

El aparato, que entró en órbita 12,5 minutos después de su lanzamiento y se posicionó a 742,5 kilómetros de altitud, fue transportado por el cohete propulsor chino Larga Marcha 4B, que lo lanzó al espacio a las 11.26 hora local de China (03.26 GMT).

El satélite chino-brasileño, equipado con cuatro poderosas cámaras para tomar imágenes desde el espacio, completa una órbita en torno a la Tierra cada 90 minutos, por lo que le da 14 vueltas al planeta por día.

El equipo, con dos toneladas de peso y vida útil de tres años, es capaz de generar imágenes de baja resolución de toda la superficie en cinco días, así como imágenes de mediana resolución en 26 días y de alta resolución en 52 días.

“Sus imágenes, que son distribuidas gratuitamente para miles de usuarios, tienen diversas aplicaciones en las áreas de la vigilancia ambiental, agrícola y de planificación urbana”, según un comunicado del INPE.

El nuevo satélite fue colocado en órbita como parte del programa de cooperación tecnológica entre Brasil y China un año después de que fracasara el lanzamiento del CBERS-3, que cayó a la Tierra tras no alcanzar la órbita prevista.

El lanzamiento del CBERS-4 estaba previsto para diciembre de 2015, pero la operación fue anticipada un año debido a la falla en el cohete chino que provocó la pérdida del CBERS-3 en diciembre de 2013.

Este nuevo aparato, como el anterior, está diseñado para fotografiar, rastrear y registrar actividades agrícolas, deforestación de los bosques, cambios en la vegetación, recursos hídricos y expansión urbana con una resolución muy superior a la de los anteriores satélites.

Mediante el CBERS, un proyecto de cooperación especial con dos décadas de historia, Brasil y China han desarrollado y lanzado tres satélites (CBERS-1, CBERS-2 y CBERS-2B), a los que pretendían sumar el CBERS-3 para sustituir el CBERS-2, colocado en órbita en octubre de 2003 y que dejó de funcionar en 2010.

Ambos países también acordaron para de aquí a exactos tres años el lanzamiento de un sexto aparato, el CBERS-4B. EFE