Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Radicales suníes dañan más a Mahoma que caricaturas, según líder de Hizbulá

Hasán Nasralá. Foto de Archivo: La República.

Beirut, 9 ene (EFE).- Los grupos takfiríes (radicales suníes) “perjudicaron más al profeta (Mahoma) que las caricaturas hechas de él”, dijo en un discurso emitido hoy el líder del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, en alusión al atentado del miércoles en París que causó 12 muertos.


Publicidad

“Estos grupos (radicales suníes) atentan contra Alá y la nación islámica más de lo que lo hubieran hecho los enemigos del islám”, indicó en un discurso emitido hoy por vídeo con motivo del aniversario del nacimiento de Mahoma.

“¿Cómo pueden, a través de sus palabras, invocar a Alá y reivindicar acciones horribles, violentas y bárbaras, cuando Alá, a través del profeta, nos enseñó a ser misericordiosos, noción que debe guiar nuestro comportamiento y nuestra personalidad?”, preguntó Nasralá en su alocución.

El líder chií señaló que la amenaza radical “atenta contra el profeta, la religión y el corán” y añadió que “los musulmanes hacen frente a un reto; no se trata solo de defender a las minorías o a los gobiernos, sino también a la religión, cuya defensa es responsabilidad de todos”.

En ese sentido, Nasralá instó a “la nación musulmana, en todas sus comunidades, a unir sus esfuerzos, afirmar que no tienen vínculos con los takfiríes y obrar para su desaparición”.

En lo referente al Líbano, el líder chií aseguró que sus combatientes están dispuestos a hacer frente a los takfiríes, en especial a los responsables del secuestro de los militares libaneses en Arsal, en agosto pasado.

Entonces, el ejército se enfrentó a miembros de las organizaciones yihadistas Estado Islámico, Frente al Nusra y otros grupos extremistas en esa área del noreste del Líbano y limítrofe con Siria, donde secuestraron a una treintena de policías y soldados, de los que actualmente quedan 25 con vida.

Nasralá anunció que sus combatientes están dispuestos a ir hasta el final: “Que nadie siembre el pánico (entre los libaneses); en el caso de que se produzca una gran confrontación, no tendremos ningún problema en hacerles frente, al igual que lo hicimos en el pasado” con Israel.

Finalmente, criticó a las autoridades bareiníes por “reprimir a la comunidad chií que reivindica sus derechos políticos de modo pacífico”, en alusión a la reciente detención del líder de la oposición del país, jeque Ali Salman.

En Baréin, añadió, “hay un proyecto similar al sionista; se trata de una invasión, una naturalización de individuos de los cuatro rincones del mundo, mientras que a los nativos de su país se les expolian sus derechos elementales y su nacionalidad”.

Baréin, un pequeño reino de mayoría chií, es escenario desde el 14 de febrero de 2011 de protestas populares para pedir reformas políticas que han sido reprimidas por la monarquía suní gobernante. EFE