Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Al menos 43 policías muertos en un enfrentamiento con rebeldes en Filipinas

Manila, 26 ene (EFE).- Al menos 43 policías murieron y otros 11 resultaron heridos en un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y rebeldes de la guerrilla musulmana en el sur de Filipinas, indicaron hoy medios locales.


Publicidad

El subdirector de la Policía filipina, Leonardo Espina, explicó que los agentes, de las fuerzas especiales, murieron el domingo al sufrir una emboscada del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) y los Luchadores por la Libertad Islámica del Bangsamoro en la provincia de Maguindanao, según el diario “Inquirer”.

El choque se produjo después de que los policías detuvieran a Zulkifli Hir, alias “Comandante Marwan”, un experto malasio en explosivos del grupo terrorista Yemaa Islamiya sobre el que pende una recompensa por su captura de 5 millones de dólares y al que se culpa de los recientes ataques en la zona.

Espina indicó que el comando fue atacado por los dos grupos rebeldes tras arrestar al buscado terrorista, que creen que también murió en la emboscada en la ciudad de Mamasapano, unos 960 kilómetros al sur de Manila.

El Gobierno y el FMLI sellaron un acuerdo de paz en marzo de 2014 tras 45 años de conflicto que podría verse afectado tras este violento incidente.

A pesar del histórico acuerdo de paz firmado entre el Gobierno filipino y el Frente Moro de Liberación Islámica, varios grupos rebeldes permanecen activos en el sur musulmán de Filipinas.

Representantes del Gobierno y del grupo islámico han iniciado una serie de charlas informales para intentar rebajar la tensión y prevenir una escalada de combates.

Entre 100.000 y 150.000 personas, al menos un 20 por ciento de ellas civiles, han muerto en cuatro décadas de conflicto separatista islámico en Filipinas, que además ha paralizado el desarrollo de una región rica en recursos naturales y ha empobrecido a la población. EFE