Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ucrania repele avance rebelde a la espera de que EEUU le suministre armamento

Un rebelde pro ruso monta guardia mientras dos mujeres caminan por una zona cerca de la línea del frente cerca del aeropuerto de Donetsk. (Foto AP/Dmitry Lovetsky)

Kiev, 3 feb (EFE).- Las fuerzas ucranianas repelieron hoy el avance prorruso contra el estratégico nudo de comunicaciones de Debáltsevo, a la espera de que EEUU decida si les suministra armamento, mientras miles de civiles están atrapados bajo el fuego de los combates.


Publicidad

“A pesar de los incesantes ataques por parte de los destacamentos rebeldes, Debáltsevo sigue bajo control de las tropas ucranianas”, informó hoy Andréi Lisenko, portavoz del mando militar ucraniano.

Tras semanas de imparable avance, en el que los rebeldes han reconquistado cientos de kilómetros cuadrados de territorio, según la OTAN, los milicianos se han topado con una feroz resistencia en Debáltsevo.

“En las últimas 24 horas continúan los combates en la zona de Debáltsevo y las localidades aledañas, donde los guerrilleros intentan sin éxito rodear al Ejército ucraniano”, agregó Lisenko.

Los milicianos informaron hoy por su parte de que se han hecho con el control de casi una veintena de pueblos en torno a esa ciudad, incluida Uglegorsk, la localidad más importante conectada por carretera con Debáltsevo.

Los rebeldes llevan varios días estrechando el cerco en torno a la ciudad, cuya caída en manos prorrusas sería un duro revés para la moral de las tropas leales a Kiev, ya que permitiría a sus enemigos unificar ambos frentes de batalla.

En ese contexto, el líder separatista en Donetsk, Alexandr Zajárchenko, adelantó hoy que el 9 de febrero comenzará la movilización de voluntarios de hasta 100.000 hombres para hacer frente al Ejército ucraniano.

Los peor parados han sido los habitantes de ambas localidades, donde no hay ni luz, ni agua, ni calefacción, por lo que ambos bandos se han puesto de acuerdo a la hora de abrir un corredor humanitario para su evacuación.

Varios miles de personas ya han abandonado la zona por carretera, donde varios civiles y activistas resultaron heridos en ataques con proyectiles al paso de los convoyes, según informaron las autoridades locales.

Además, Kiev y los separatistas han autorizado la recogida de cadáveres en Uglegorsk, localidad de menos de 10.000 habitantes objeto de fuertes bombardeos.

Según la organización Médicos sin Fronteras, los hospitales en Debáltsevo no están operativos, por lo que los enfermos deben ser trasladados a un hospital a 40 kilómetros de distancia en Artemovsk, cuyo único centro de salud trata a la gran mayoría de los heridos en el frente.

Mientras, Kiev espera impaciente la llegada este jueves a Ucrania del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en medio del debate sobre si EEUU suministrará armamento no letal a las fuerzas ucranianas.

Hasta el momento, el presidente estadounidense, Barack Obama, siempre se había negado a dar ese paso, aunque el Congreso le dio en diciembre su visto bueno para el envío de 350 millones de dólares en ayuda militar.

“No hemos descartado ni adoptado ninguna de las opciones que tenemos sobre la mesa. Es un debate en curso. Obviamente, tenemos en cuenta los acontecimientos que están sucediendo sobre el terreno, pero no tengo nada que decir sobre las deliberaciones internas”, aseguró Jen Psaki, la portavoz del Departamento de Estado.

De momento, EEUU únicamente aporta equipos militares no letales, pero la prensa estadounidense informó de que el repliegue de las tropas ucranianas desde principios de año ha devuelto este asunto a la agenda.

Los partidarios del suministro, que incluye a congresistas y diplomáticos estadounidenses, abogan por entregar a Ucrania armamento letal como sistemas antitanque y antiaéreos, radares y drones por valor de 3.000 millones de dólares.

Rusia, que sigue negando la presencia de sus tropas en el bando rebelde en el Este de Ucrania, ha advertido de que el suministro de armamento estadounidense al Ejército ucraniano tendría “consecuencias irrevocables”.

La canciller alemana, Angela Merkel, quien se reunirá la próxima semana en Washington con Obama, rechazó rotundamente ayer en Budapest un posible suministro de armas a Kiev.

“Alemania no apoyará a Ucrania con armas. Estoy convencida de que este conflicto no se puede solucionar de forma militar. Lo que hace Rusia frente a Ucrania es una ofensa contra la construcción pacífica y libre de Europa”, dijo.

Según se supo hoy, el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, se reunirá el fin de semana en Múnich con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Por otra parte, Kiev anunció que prohibirá a partir del 1 de marzo la entrada en territorio nacional a los ciudadanos rusos si no presentan pasaporte, cuando ahora es suficiente con un documento que acredite su identidad. EFE