Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama insiste en diplomacia en momento crítico con Rusia y el extremismo

(AP Foto/J. Scott Applewhite)

Washington, 6 feb (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, dará prioridad a la diplomacia frente al “poder militar” ante desafíos como la “agresión” de Rusia en Ucrania y el extremismo violento, según la nueva estrategia de seguridad divulgada hoy por la Casa Blanca y en la que destaca, además, la apertura hacia Cuba.


Publicidad

“Debemos reconocer que una estrategia de seguridad nacional inteligente no puede depender únicamente del poder militar”, subraya Obama en el documento, que recoge las prioridades en política exterior para sus últimos dos años de mandato.

Tras haber decidido el año pasado iniciar una campaña militar contra el yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria y en pleno debate sobre un posible envío de armas a Kiev para combatir a los rebeldes prorrusos, Obama sostiene, no obstante, que EE.UU. debe evitar “extralimitarse” cuando se trata de involucrarse en conflictos en el exterior.

“Nuestros recursos e influencia no son ilimitados”, reflexiona el presidente al advertir, además, contra la toma de decisiones “basadas en el miedo”.

En la misma línea y poco después de la publicación del informe, la principal asesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice, argumentó en un discurso en el Instituto Brookings que los “peligros” que enfrenta hoy EE.UU. no son de tipo “existencial” y, por tanto, urgió a no dejarse llevar por el “alarmismo”.

En el extranjero, “estamos demostrando que, si bien actuaremos unilateralmente contra amenazas a nuestros intereses fundamentales, somos más fuertes cuando nos movilizamos de forma colectiva”, señala Obama en el informe al citar como ejemplo a la coalición internacional formada contra los yihadistas del EI y las sanciones contra Rusia consensuadas con los europeos.

“A largo plazo, nuestros esfuerzos para trabajar con otros países para contrarrestar la ideología y las causas profundas del extremismo violento serán más importantes que nuestra capacidad para eliminar terroristas del campo de batalla”, afirma el presidente.

La Casa Blanca debe enviar anualmente al Congreso un informe sobre su estrategia de seguridad nacional, aunque el último documento elaborado al respecto por el Gobierno de Obama se remontaba a 2010.

Comparado con el informe de 2010, en el que se destacaba la “cooperación” con Rusia, en la nueva estrategia la “agresión” de Moscú en Ucrania es uno de los principales motivos de preocupación para el Gobierno de Obama en el panorama global.

Rusia “está arrebatando territorio a su vecino” pero, en consecuencia, está “pagando un enorme precio” y su moneda, el rublo, se encuentra “en caída libre”, remarcó hoy Rice.

En cuanto al terrorismo, Obama sostiene en el informe que la amenaza de sufrir un atentado como los del 11 de septiembre de 2001 “ha disminuido”, aunque Rice habló del peligro de “lobos solitarios” como los autores de los atentados de la maratón de Boston en 2013 o de los recientes sucesos en París.

La “apertura” hacia Cuba aparece destacada en la nueva estrategia y, según la Casa Blanca, el objetivo compartido para toda Latinoamérica es “estar al lado de los ciudadanos de países donde el pleno ejercicio de la democracia está en riesgo, como es el caso de Venezuela”.

Otro de los objetivos de Obama desde su llegada a la Casa Blanca en 2009 y que se mantiene en este informe es el de lograr una mayor penetración y cooperación en la región de Asia-Pacífico.

De hecho, Obama ha invitado al mandatario chino, Xi Jinping, y al primer ministro japonés, Shinzo Abe, a realizar sendas visitas de Estado a Washington este año, según anunció hoy Rice.

En su informe, la Casa Blanca enfatiza la cooperación “sin precedentes” con China, donde Obama estuvo de visita oficial a finales del año pasado, pese a que EE.UU. “permanece atento” a la modernización militar de ese país.

Asimismo, la asesora añadió que Obama espera reunirse también este año en la Casa Blanca con los líderes de Corea del Sur e Indonesia.

Por otro lado, el Gobierno incluyó en el documento referencias destacadas a los impactos del cambio climático y a los brotes de enfermedades infecciosas como el reciente de ébola, ya que, a juicio de Obama, contribuyen a la “inquietud” sobre la seguridad a nivel global. EFE