Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bashar al Assad dice estar “abierto” a diálogo con EEUU

Beirut (AP) — El presidente sirio Bashar Assad negó versiones de que sus militares hubieran usado barriles con explosivos o cloro para atacar áreas en control de la oposición y calificó las acusaciones de “propaganda malintencionada”.


Publicidad

Assad agregó que estaba dispuesto a dialogar con Estados Unidos pero en un proceso “basado en el respeto mutuo”.

Assad formuló esa afirmación en una entrevista con Charlie Rose para el programa “60 Minutes” de CBS News. El jueves se subió a internet un breve fragmento de la entrevista.

En el video Assad dice que en principio “todo diálogo es algo positivo y vamos a estar abiertos a cualquier diálogo con cualquiera, incluso Estados Unidos”. Agregó que por ahora no tenía comunicación directa con Washington.

Por su parte la oposición siria y activistas dijeron que helicópteros del gobierno arrojaron bombas con cloro en el pueblo de Sarmin, en la provincia de Idlib, el 16 de marzo, con un saldo de seis muertos.

Videos cargados en línea muestran a personas al borde de la asfixia y la organización humanitaria internacional Médicos sin Fronteras dijo que los síntomas descritos por médicos en contacto con el grupo indican claramente el envenenamiento por cloro.

Assad dijo que “esto es parte de la propaganda malintencionada contra Siria” y sugirió que el ataque era obra de los rebeldes.

“No se usa como gas militar. Eso es evidente. Las armas tradicionales son más importantes que el cloro, y si fuera muy efectivo los terroristas lo hubieran usado en mayor escala”, agregó. El gobierno sirio califica a sus adversarios de “terroristas”.

Asimismo el viernes, varias facciones rebeldes mantuvieron su ofensiva contra la ciudad de Idlib, de la que capturaron varios suburbios, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. El grupo dijo que 14 rebeldes y seis soldados murieron el viernes pero que podrían haber muerto muchos más en ambos bandos.

Las declaraciones de Assad sobre su disposición a dialogar con Washington ocurren después que el secretario de Estado norteamericano John Kerry dijo este mes que en algún momento Estados Unidos debe hablar con el gobierno sirio para ayudar a mediar un fin en la guerra civil del país. Pero el gobierno del presidente Barack Obama reiteró después su posición de que Assad no tiene ningún papel futuro en Siria.

“Yo diría que lo que tenemos hasta ahora en Siria es sólo una declaración, nada concreto todavía, ningún hecho, ninguna realidad sobre el acercamiento político de Estados Unidos a nuestra situación, nuestro conflicto en Siria”, dijo Assad en la entrevista.

Desde hace tiempo Washington promueve un acuerdo político negociado al conflicto sirio, que ha dejado hasta ahora más de 220.000 muertos y un millón de heridos. Estados Unidos intentó impulsar al gobierno de Assad y sus adversarios a la mesa de negociaciones a principios del año pasado, aunque algunas de esas conversaciones se desplomaron después de dos intentos sin lograr avance.

Desde que el levantamiento sirio comenzó en marzo del 2011, el gobierno de Assad ha apoyado públicamente los esfuerzos diplomáticos internacionales por aliviar o resolver el conflicto, ignorando a la vez los compromisos que formuló bajo acuerdos anteriores.

En una entrevista separada con un grupo de periodistas rusos, Assad elogió una iniciativa rusa de promover conversaciones en Moscú entre representantes del gobierno sirio y la oposición en Moscú.

Una primera rueda de conversaciones en Moscú en enero no logró progresos. La Coalición Nacional Siria, el principal grupo opositor apoyado por Occidente, rehusó participar porque la reunión no tenía el propósito de remover a Assad del poder. La Coalición dijo que tampoco participará en una segunda rueda programada para el mes próximo.

“Para que este diálogo tenga éxito debe ser puramente sirio”, dijo Assad, según una transcripción que publica el viernes la agencia noticiosa oficial SANA. “En otras palabras, no debe haber ninguna influencia externa sobre los participantes del diálogo”.