Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Evo endurece discurso contra EE.UU. antes de la Cumbre

Evo Morales. Foto de Archivo: La República.

Panamá, 10 abr (EFE).- El presidente boliviano, Evo Morales, pidió “no dejar solos a Cuba y Venezuela” y acusó a Estados Unidos de querer “derrocar a Maduro por decreto” porque no puede hacerlo a través de un golpe de Estado.


Publicidad

“En Venezuela, (Estados Unidos) no puede echar al presidente con golpe de estado. Ahora quiere derrocar a Maduro por decreto”, dijo el mandatario boliviano en una conferencia celebrada en la Universidad de Panamá, en el marco de una cumbre “alternativa” a la reunión de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Panamá.

Morales rechazó de plano la injerencia estadounidense en Latinoamérica y defendió el cierre de todas las bases militares de Estados Unidos que quedan en la región.

“¿Obama, de qué derechos humanos puede hablar si cada día mueren disparados afroamericanos?”, se preguntó Morales, en referencia a la supuesta violencia racial de la policía estadounidense.

El antiguo sindicalista boliviano recordó que cuando fue designado presidente los “hermanos víctimas de las dictaduras militares” le recomendaron que “cuidase” a la embajada de Estados Unidos porque “donde hay embajada (de ese país) hay golpe de estado”.

“Durante el proceso constituyente el embajador de Estados Unidos mantuvo encuentros con mis opositores, con partidos capitalistas y neoliberales. Para hacer respetar la soberanía del pueblo, tuvimos que expulsar al embajador. Sin él estamos mejor que antes”, dijo el mandatario en el auditorio de la Universidad de Panamá.

En septiembre de 2008, el Gobierno de Bolivia declaró al embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, “persona non grata” y dispuso su expulsión del país por “buscar la división” territorial”.

Morales también hizo un repaso a las políticas que ha llevado a cabo su Gobierno desde que llegó al poder en 2006, cuando la oposición se refería a él como “el indiecito que solo va a durar unos meses”.

Delante de un auditorio, presumió de “haber cambiado la situación de Bolivia” en el plano político, económico y social porque, según dijo, ha dignificado la política, ha nacionalizado los hidrocarburos, ha redistribuido la riqueza y ha sacado de la marginalidad a la mujer boliviana.

“La renta petrolera antes de que yo fuera presidente era de 300 millones de dólares. Tiempo después de nacionalizar los hidrocarburos, el año pasado llegamos a los 1.000 millones de dólares de renta petrolera”, afirmó.

El mandatario defendió que el siguiente reto para conseguir la “liberación” de América Latina, después de haber alcanzado la autonomía política y social, es “liberarse de la dependencia tecnológica imperialista” y producir sus propios aparatos.

También reivindicó la salida al mar para Bolivia, mientras varios grupos de indígenas bolivianos y panameños coreaban “¡Mar para Bolivia!” y “¡Vivan los pueblos originarios de América!”.

La Cumbre de los Pueblos, que ha reunido a sindicalistas e indígenas de todo el continente, se celebra en paralelo a la VII Cumbre de las Américas.

Después de la conferencia, Morales jugó un partido de fútbol con un grupo de indígenas y, según reportan medios locales, metió 4 goles.

Por la mañana temprano, nada más aterrizar en Panamá, el presidente visitó una pequeña escuela que tiene el nombre de “República Boliviana”, en la ciudad de Colón, en el Caribe panameño.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, clausurará el sábado esa cumbre alternativa y, según sus organizadores, irá acompañado de la presidente de Argentina, Cristina Fernández, aunque aún no lo ha confirmado la Cancillería de ese país. EFE [I]