Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cameron da señal directa de apoyo a ataques en Siria

El primer ministro británico, David Cameron, durante una conferencia de prensa. (Foto AP/Mindaugas Kulbis, Archivo)

LONDRES (AP) — El primer ministro británico David Cameron dice que Gran Bretaña necesita dar un paso al frente y tomar un papel más relevante en los intentos de acabar con el grupo extremista Estado Islámico en Siria.


Publicidad

Se trata de la pista más directa de Cameron sobre buscar la autorización del Parlamento para apoyar a Estados Unidos y otros países que luchan contra la milicia radical. En comentarios realizados al programa “Meet the Press” de la televisora estadounidense NBC el domingo, Cameron dijo: “Quiero que Gran Bretaña haga más”.

Sus declaraciones siguen a un compromiso para cumplir con los objetivos de gasto militar de la OTAN y deja claro que Gran Bretaña ahora ve al grupo como una amenaza explícita a la seguridad nacional.

“Sabemos de debemos derrotar al Estado Islámico, tenemos que destruir este califato, ya sea en Irak o en Siria”, agregó. “Esto es clave para derrotar a esta escoria terrorista que enfrentamos”.

Sus declaraciones surgen unos días después de que el ministro de Defensa, Michael Fallon, reconoció recientemente que ya se han realizado ataques aéreos sobre Siria, aunque en conjunto con las fuerzas de coalición.

Gran Bretaña ha estado llevando a cabo labores de vigilancia y repostaje de combustible en vuelo sobre Siria y lanzando ataques sobre la vecina Irak. Fallon ha expresado que los legisladores deberían considerar ampliar la misión a Siria.

Cameron ha tratado de acerarse al Partido Laborista, de oposición, para ganar apoyo y formar un frente unificado y evitar otra vergonzosa derrota sobre el tema de Siria. Los laboristas criticaron esfuerzos anteriores de unirse a los ataques encabezados por Estados Unidos en Siria en 2013.

El líder británico justificó su deseo de más acciones militares con la promesa de que persuadirán a los jóvenes británicos a rechazar al Estado Islámico y sus dictados.