Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La ONU pide cautela a la hora de hablar de una “zona segura” en Siria

ARCHIVO Soldados sirios a bordo de tanques transitan por la ciudad de Deir Ads, en Deraa, Siria el miércoles 11 de febrero de 2015. Las autoridades sirias lanzaron ayer una amplia ofensiva en la provincia sureña de Deraa, donde consiguieron retomar la población de Deir Ads. EFE/Str

El responsable de la ONU para Asuntos Humanitarios, Stephen O’Brien, pidió hoy cautela a la hora de hablar de la creación de una “zona segura” en Siria y subrayó que sólo debe hacerse cuando la seguridad de los civiles que lleguen allí esté garantizada.


Publicidad

“Lo que no queremos es llamar a algo una zona segura, que la gente huya allí, pero que no tenga suficiente protección”, señaló O’Brien, preguntado por el plan anunciado por Turquía.

El Gobierno turco ha hecho público que pretende establecer, en cooperación con Estados Unidos, un área “segura” en el noroeste de Siria, ayudando a la oposición moderada al régimen de Bachar al Asad a expulsar a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

O’Brien, en declaraciones a los periodistas, dijo que su oficina está en contacto permanente con todas las partes sobre estas nuevas propuestas.

“Dado que nuestro objetivo principal es la protección de los civiles, necesitamos estar seguros de que hay protección y ese no es siempre el papel de los humanitarios, debe ser establecida por otros”, explicó.

O’Brien compareció hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU, donde aseguró que la violencia en Siria ha continuado aumentado en las últimas semanas, con “ataques indiscriminados y desproporcionados a manos de todas las partes del conflicto”.

El recrudecimiento de los combates también ha elevado el número de desplazados, señaló el responsable de la ONU, que dijo que más de 100.000 personas han huido de la ciudad de Al Hasakeh ante el avance del EI en el último mes y otras 70.000 lo hicieron en la región de Raqqa por los combates entre los yihadistas y otros grupos.

“En total, más de un millón de personas han sido desplazadas de sus hogares en lo que va de 2015, muchos por segunda o tercera vez, sumándose a los 7,6 millones de personas que ya eran desplazados internos al final de 2014”, indicó.

O’Brien, que aseguró que el suministro de ayuda a la población civil sigue siendo muy complejo, recordó además que en julio se alcanzaron los cuatro millones de refugiados sirios registrados en otros países.

El diplomático británico, que fue nombrado este año secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios de la ONU, anunció además que tiene previsto viajar a Damasco el mes próximo para, entre otras cosas, tratar con las autoridades fórmulas que mejoren el acceso de los civiles a la asistencia internacional. EFE [I]